Tribuna abierta.- Sergio Asunción renuncia a su acta de concejal del grupo Unidas por Collado Villalba

Ingenuamente, pensaba que mi dimisión en el próximo pleno no iba a ser noticia y, como precisamente lo que deseo es salir del candelero, no había preparado ninguna declaración. Pero bueno, se ha hecho público que voy a dejar de ser concejal, entiendo que pueda haber vecinos/as que quieran conocer las razones, y, como sigo siendo un cargo electo, me siento en la obligación de explicarlas.

Es una decisión que llevo madurando desde hace tiempo y que se hizo firme al llegar la mitad de este mandato. Tras 6 años dedicado enteramente a esta labor desde la oposición, sentía que ya había aprendido todo lo que podía aprender, y que era hora de dar paso a otra vecina para que viviera la experiencia de ser concejala. Nunca me he identificado con la etiqueta de “político”, sino que me he visto como un ciudadano haciendo política desde las instituciones por un tiempo. Me daba miedo eternizarme en esta posición, volverme (o creerme) imprescindible y, sobre todo, depender de ello para vivir. Entré en esto por vocación y me aterraba que terminara convirtiéndose en mi modus vivendi. De natural tímido y conciliador, también estoy harto de la política de partidos, inherentemente competitiva y, en nuestro país carente además a menudo de un ínfimo decoro y respeto.

Aunque no ha sido determinante, creo que el momento es propicio también por el cambio de guardia vivido en Podemos, con nuevos liderazgos femeninos. Esta tendencia me parece positiva en general, y si contribuyo a ella dando un paso atrás, miel sobre hojuelas.

Me siento contento con mi decisión y con la perspectiva de volver a la “vida civil”. Solo espero que las personas que han confiado en mí no se sientan muy decepcionadas. Durante este tiempo he intentando estar a la altura de una función preciosa y que considero sagrada, la del cargo público. Aunque no goce de buena imagen y aunque demasiadas veces la profanen personas que, pudiendo hacer un poco de bien, eligen hacer mucho mal por irresponsabilidad, mezquindad o, en el peor de los casos, corrupción.

A pesar de las calumnias de las que he sido objeto (la más dolorosa, la de haber amañado unas elecciones) y que, por desgracia, parece que quedaran impunes, yo no he caído en esto último, en traicionar el interés general en beneficio propio. Por los errores que haya cometido por otros defectos, pido sinceras disculpas. Este municipio, al que debo tanto, se merece que lo cuiden bien y que medre. Si piensas igual, con gusto seguimos trabajando por ello. Nos vemos en las calles.

Sergio Asunción Salmeán

Collado Villalba, 25 de octubre de 2021

Send this to a friend