El Circuito de Urgencia Digital del Hospital General de Villalba, reconocido por los Premios E-nnova Health

El proyecto «Circuito de Urgencia Digital», implementado en el Hospital Universitario General de Villalba, integrado en la red pública madrileña, fue galardonado este martes, en la categoría de «Transformación Digital», en la segunda edición de los Premios E-nnova Health, entregados por Diario Médico y Correo Farmacéutico, en un acto respaldado por el consejero de Sanidad de la Comunidad de MadridD. Enrique Ruiz Escudero.

El galardón, con el que las dos cabeceras referentes de la información especializada en España reconocen la labor de los profesionales, instituciones y empresas cuyas iniciativas digitales han aportado valor, contribuido a la sostenibilidad del sistema y mejorado la vida del paciente a lo largo de 2022, fue recogido por el Dr. Jorge Short, coordinador de Urgencias del hospital villalbino y promotor de la iniciativa, acompañado por Marta del Olmo, gerente adjunta del General de Villalba, y Ángel Blanco, director de Procesos, Sistemas y TICs de Quirónsalud. Un premio que se suma a los avales recibidos por este proyecto en su primer año de funcionamiento, entre ellos el Premio SaluDigital 2022, en la categoría de «Telemedicina».

El Circuito de Urgencia Digital permite «atender con eficacia, eficiencia, agilidad y satisfacción, tanto para los pacientes como para los profesionales médicos, y manteniendo la excelencia en la oferta asistencial, los procesos crónicos y menos emergentes por los que los pacientes acuden a los servicios de Urgencias Hospitalarias, precisamente aquellos que más se han incrementado últimamente y que representan hasta un 20 por ciento de las atenciones en esta área», explica el Dr. Short. «Este escenario -dice- ha supuesto un reto y un estímulo para las instituciones hospitalarias que, con los servicios de Urgencias a menudo saturados en los últimos dos años y unos equipos asistenciales del mayor nivel profesional luchando por atender a los pacientes con la calidad de siempre, hemos buscado soluciones o alternativas digitales para modular y atender esta creciente demanda manteniendo la excelencia en nuestra oferta asistencial».

Entrada por llamada telefónica externa o videollamada desde el hospital

Concretamente, el Circuito de Urgencia Digital tiene dos vías de entrada: a través de llamada telefónica desde fuera del hospital, o de videollamada desde el centro hospitalario.

En el primer caso, ante un problema de salud o síntoma preocupante, y sin necesidad de desplazarse hasta el hospital, el paciente puede solicitar asistencia de forma no presencial llamando a un teléfono específico indicado en el apartado ‘Urgencia Digital’ de su Portal del Paciente -aplicación de desarrollo propio de este grupo de hospitales-, para ser valorado telefónicamente por un médico de Urgencias.

«Si el facultativo considera que el paciente no necesita atención presencial pero no puede solucionar su problema con un consejo médico o la prescripción de un fármaco, por lo que requiere de una consulta con un especialista o la realización de alguna prueba adicional, podrá gestionarlas para su realización, quedando el paciente dado de alta del Servicio de Urgencias, de la misma forma que en una valoración presencial», señala el Dr. Short. Por el contrario, si el médico de la Urgencia Digital estimara necesaria la atención presencial del paciente, la coordinará con sus compañeros de presencia física en el hospital, consensuando incluso las pruebas u opciones de tratamiento para dar una atención continuada, e indicará al paciente que acuda el hospital, en cuyo mostrador de Admisión ya estará registrado y solo tendrá que recoger su pulsera identificativa para continuar su valoración en un circuito alternativo que guiará su atención y recorrido en el servicio.

La segunda vía de entrada al Circuito de Urgencia Digital es a través de videollamada desde el propio servicio hospitalario, en los casos en los que el paciente se ha desplazado al centro por una serie de motivos de consulta asociados a patologías o situaciones más crónicas y de menor necesidad de atención urgente y que, tras ser valorado en triaje por Enfermería, ha sido clasificado con la Escala Manchester como 4 o 5 -niveles de situación menos emergentes en este sistema homologado de categorización de riesgo clínico y priorización de pacientes-.

«Con el objetivo de ofrecerle una atención lo más ágil y eficaz posible, y en función de su motivo de consulta -los casos triados citados-, el paciente será informado de que va a ser atendido, en una zona del servicio habilitada para ello, por un médico del equipo de Urgencias del hospital por videoconsulta -valoración telemática que en ningún caso se graba ni queda registrada-«, continúa el coordinador de Urgencias.

De nuevo, esta atención virtual puede evolucionar con la solución del problema que ha llevado al paciente al centro y su alta del servicio, con el alta con seguimiento ambulatorio en consultas externas o, de ser necesarias, con la realización de pruebas complementarias, que serán llevadas a cabo en el hospital y valoradas por un médico. Asimismo, añade el Dr. Short, «si el facultativo valora que precisa una atención presencial, esta se realizará en las Urgencias del centro por algún médico que se encuentre físicamente en él, de nuevo de forma coordinada entre ambos equipos, en un circuito alternativo que guía la valoración del paciente» para ofrecer una atención continuada.

Beneficios, resultados y futuros éxitos

El circuito Urgencia Digital permite optimizar procesos, ya que un solo médico puede atender a pacientes de distintos centros a la vez, y mejora la satisfacción de los facultativos, al facilitar el teletrabajo, la conciliación familiar o la adaptación a situaciones profesionales o personales. Pero, para el promotor de la iniciativa, los principales beneficiados son los pacientes, ya que «gracias a este circuito podemos atenderlos con mayor agilidad y con la misma eficacia que si lo hiciéramos presencialmente, evitando su desplazamiento al hospital en los muchos casos en los que no es necesario».

Y los datos lo avalan: desde su puesta en marcha a finales de 2021 se han atendido a través de este circuito a cerca de 8.000 pacientes en el hospital villalbino, con un nivel de satisfacción muy alto -medido por NPS, Net Promoter Score, que mide la satisfacción y lealtad de los clientes de una empresa basándose en las recomendaciones-, superior en muchos casos al obtenido en las atenciones presenciales.

«También desde el punto de vista clínico, los resultados hablan por sí solos: ningún paciente valorado en la Urgencia Digital, ya sea a través de llamada telefónica o videollamada, ha tenido que reingresar en las siguientes 72 horas, el porcentaje de pacientes que ha tenido que ser valorado presencialmente tras alguna de estas dos vías de entrada es inferior al 15 por ciento, y el tiempo de atención hasta la resolución del problema de salud ha sido en el 85 por ciento de los casos menor a 30 minutos», asevera el Dr. Short.

A corto y medio plazo, el proyecto solo augura nuevos éxitos, ya que sus promotores prevén incrementar progresivamente el número de pacientes atendidos a través de este circuito, así como los motivos de consulta predeterminados para su atención mediante este sistema, contemplando aquellos cuya resolución se demuestre más eficiente a través del mismo y los que los facultativos estimen más adecuados para su valoración.

Send this to a friend