Cartas de los lectores.- “Sin sala de estudio en la biblioteca de Collado Villalba”

Soy madre de una alumna de 2º de Bachillerato del IES María Guerrero de Collado Villalba. Durante toda esta semana se ha estado examinando junto con sus compañ[email protected] de instituto y municipio de la prueba EvAU. Durante el estado de alarma, en sus diferentes fases, los alumnos han estado preparándose para esta prueba en casa. Sin embargo, muchos de ellos, esperaban el levantamiento del estado de alarma para poder ir a estudiar a la biblioteca Miguel Hernández de Collado Villalba. Pero la mal llamada “Capital de la Sierra” no ha abierto las salas de estudio de esta biblioteca. Han escrito mail, llamado por teléfono y sólo han encontrado esta respuesta : “En cuanto a la lectura/estudio en sala, todavía no tenemos una fecha de apertura. Este servicio solo se podrá retomar cuando contemos con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de usuarios y trabajadores frente al COVID-19”.

Salas de estudio en otros municipios

Sorprendente y sorprendidos. A nuestro alrededor, municipios más pequeños, como Alpedrete y Moralzarzal, abrieron en cuanto se levantó el estado de alarma sus salas de estudio. Planificaron, previamente claro, las conductas y reglas de uso de éstas y las pusieron a disposición de los estudiantes. Sin embargo, Collado Villalba les siguió denegando el derecho de estudio en sus salas porque no había ningún procedimiento preparado para ello. Desde aquí quiero agradecer en nombre de todos esos alumnos a los ayuntamientos de Moralzarzal y Alpedrete el trabajo para que se pudiesen usar sus salas de estudio (incluso en fin de semana); a los solidarios alumnos universitarios de Moralzarzal que priorizaron los sitios de estudio para los alumnos de la EvAU. Y al Ayuntamiento “Capital de la Sierra”, que para merecer dicho título debe pensar en sus habitantes facilitándoles los servicios municipales, pagados con los impuestos de todos, cuando los necesitan. Desde luego, esta Corporación municipal tiene de nota un suspenso (un redondo cero) por la no apertura de las salas de estudio en un momento tan delicado e importante para sus estudiantes.

Soledad Gómez de la Oliva

(Madre de alumna de 2º de Bachillerato del IES María Guerrero de Collado Villalba)