Cartas de los lectores.- “Calles sin asfaltar en Cercedilla”

Les escribo como vecina desesperada de Cercedilla. Llevamos toda la vida como quien dice viviendo en este pueblo. Mi marido estudió en una de las escuelas. Hace cinco años nos compramos un chalet en la zona periurbana. El acceso no estaba asfaltado…

Llevo, por lo tanto, más de cinco años remitiendo al buzón del Ayuntamiento de Cercedilla (http://www.cercedilla.es/buzon-del-ciudadano/) escritos de solicitud de información y quejas en relación al estado deplorable de las calles de la zona baja que van desde la gasolinera del pueblo y hasta el Río de la Venta (Zona Calle Larga).

Puedo entender que no es la única zona con dificultades urbanísticas a las que se enfrenta el Ayuntamiento y también puedo entender el estado presupuestario en el que debe encontrarse la Concejalía de Urbanismo en el momento coyuntural presente. Son parámetros que comprendo y tal vez pueda entender. No está en duda en esta comunicación la competencia del alcalde ni la de los concejales.

Falta de comunicación

Lo que me cuesta entender es su falta absoluta de comunicación con los vecinos y su inacción. No he recibido respuesta después de años de intentos de comunicación vía buzón, por lo que entiendo que ese buzón es un engaño. Mi sorpresa ha sido mayúscula cuando, en un municipio de 7.000 habitantes, llamas al concejal de Urbanismo y la amable señora que te atiende al teléfono te responde que “los concejales no atienden directamente a los vecinos por teléfono”. Esto ha ocurrido hoy, 22 de junio y en el 91 852 57 40.

En el programa electoral de “Juntos por Cercedilla”, vencedores de las elecciones de 2019, ese partido hablaba de un ambicioso proyecto de urbanización y asfaltado y citaban la cifra de 3,5 millones de euros, y la calle Larga donde tengo el desagradable honor de tener que pasar cada día con mi vehículo a riesgo de deteriorarlo.

Ha pasado más de un año y no solamente no tenemos noticias de asfaltado, sino que ahora se suma el paso de la canalización del gas que ha dejado nefastas huellas, la presencia de hierbas y árboles sin podar en las calles, arquetas abiertas sin reparar, tramos con más de 50 centímetros de desnivel imposibles de superar… En definitiva, calles peligrosas.

Se promete este, el verano de 2020, uno lleno de casas con familia y amigos, provocado probablemente por el impedimento de viajar a zonas lejanas. Pues bien, mis amigos y familiares llegan a mi casa “alucinados” por el mal estado de las calles.

Si no van a asfaltar, ¿puedo contar con que adecenten las calles? Si mi coche sufre daños, ¿qué hago con la cuenta del taller?

Espero que este correo electrónico, remitido desde la más absoluta desesperación por falta de noticias, no quede nuevamente en saco roto.

Un cordial saludo,

Ana Rodríguez Castaño (Cercedilla)