La búsqueda de Blanca Fernández Ochoa se aleja de caminos principales para centrarse en lugares más abruptos con ayuda de siete drones

La Guardia Civil ha recalcado que los agentes más especializados siguen buscando en la zona de Siete Picos. “No podemos descartar que Blanca pudiera haber ido allí y haberse caído", han señalado.

Policías, guardias civiles y bomberos especializados rastrearán a pie esta tarde las dos caras del macizo de Siete Picos, que cuenta con una altitud máxima de 2.138 metros, ha informado Jaime Gaitero, oficial de Bomberos de la Comunidad de Madrid. Según ha explicado a los medios en la zona del Puesto de Mando de Cercedilla, está mañana han trabajado por lugares alejados, sin hallar más indicios, y esta tarde se centrarán en Siete Picos, “que es la zona más técnica y hay que peinarla entera para poderla descartar”.

Así, los profesionales se distribuirán en dos grupos. La cara sur, la más complicada y agreste, será rastreada por las unidades especializadas de Guardia Civil (SEREIM), Policía Nacional (GEO) y de los Bomberos (GERA), así como Cruz Roja. La cara norte, más fácil pero con mucha altitud, será peinada por agentes de estos cuerpos pero sin dicha especialización. Además, se han dejado otras dos rutas para los voluntarios.

La búsqueda de la ex esquiadora Blanca Fernández Ochoa se aleja esta martes de caminos y veredas para centrarse en lugares más abruptos con la ayuda de siete drones que se han comenzado a volar esta mañana, según ha informado a los medios la portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

“Hoy salimos de las vías principales, de las veredas y caminos, y vamos a batir campo. Habrá una personas y otra entre siete y diez metros. Hay que ir barriendo de forma exhaustiva todo el terreno. Los caminos están muy machacados y ahora nos falta entrar en campo a través, que es más dificultoso. Somos conscientes que hoy no finalicemos todo lo planteado”, ha explicado.

Concretamente, se han incorporado tres drones de Policía Nacional, tres de Guardia Civil y uno de la Comunidad de Madrid, que ya están volando simultáneamente de tres en tres, en varias zonas más altas de Siete Picos para comprobar si hay algún vestigio en las zonas más bajas o, si lo encuentran, puedan descender los grupos de montaña de Guardia Civil y Bomberos en helicóptero para realizar las comprobaciones oportunas.

Aparte de eso se han distribuido once grupos más. Hay cuatro grupos formados por especialistas de Bomberos de la Comunidad, Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil y Policía Local, “que van a peinar las zonas de más difícil acceso, mientras que los voluntarios recorrerán las zonas de más fácil acceso”.

Los equipos de voluntarios siempre irán guiados por un agente o especialistas. Hoy hay 70 voluntarios. “No podemos atender y coordinar un volumen mayor porque de lo que se trata es de avanzar”, ha explicado la portavoz de la Guardia Civil, cuerpo que coordina la búsqueda.

De momento, se mantiene la búsqueda en el mismo radio de ayer, 3.500 metros cuadrados de la zona de la Sierra. Por la noche se mantienen las patrullas de seguridad ciudadana, que recorren veredas y caminos accesibles con caminos, pero no hay búsqueda terrestre como tal por razones de seguridad. Además, siguen los helicópteros y están trabajando una decena de perros guías.

La Guardia Civil ha recalcado que los agentes más profesionalizados siguen buscando en la zona de Siete Picos. “No podemos descartar que Blanca pudiera haber ido allí y haberse caído. Es una zona que más les gusta a los montañeros porque tiene vistas espectaculares y es un lugar ideal para aislarse. Se va acceder allí desde todos las entradas posibles”, ha detallado.