La reina Letizia preside en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial un encuentro de los directores del Instituto Cervantes

La reina Letizia ha presidido este martes en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial una reunión de trabajo con los directores del Instituto Cervantes, haciendo balance sobre las principales actuaciones en la promoción internacional del español y su cultura.

E​n esta reunión anual se analiza la estrategia de la institución, abordándose asuntos como los modelos de presencia en el mundo (a través de más de 80 centros, aulas y extensiones), las redes de diplomacia cultural, el nuevo portal de la institución en internet, la oferta certificativa (diplomas de español DELE, pruebas CCSE para obtener la nacionalidad española, etc.) o la coordinación con las autoridades territoriales de los países y ciudades donde tiene sedes.El Instituto Cervantes es la institución pública creada por España en 1991 para la promoción y la enseñanza de la lengua española y de las lenguas cooficiales y para la difusión de la cultura española e hispanoamericana.

En la actualidad, la estructura organizativa del Instituto Cervantes está compuesta por una sede central y los centros en el mundo. La sede central se estructura en las áreas siguientes: Dirección, Gabinete de Dirección, Secretaría General, Gabinete Técnico de Secretaría General, Dirección de Administración, Asesoría Jurídica, Dirección de Recursos Humanos, Dirección de Relaciones Internacionales, Dirección de Tecnologías y Contenidos Digitales, Dirección de Cultura y Dirección Académica.

En la inauguración de este encuentro, que tuvo lugar el lunes en el Real Coliseo Carlos III, el director del Cervantes, Luis García Montero, agradeció el apoyo y colaboración del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial para hacer posible esta reunión anual, con la Casa de Cultura como sede principal de los encuentros. Destacó que la institución que dirige “está llamada a tener un papel cada vez más importante en la diplomacia cultural”, convirtiéndose en un órgano de Estado más allá del Gobierno de turno. 

La fuerza del español como segunda lengua de comunicación en el mundo, aseguró, reside precisamente en que España forma parte de una “enorme comunidad panhispánica”, actuando además como “puente entre Europa y América”. En cuanto a las misiones académicas en África, la acción se centrará no solo en la nueva sede de Dakar, sino también en países como Costa de Marfil o Cabo Verde, partiendo de la base de que el crecimiento demográfico previsto en este continente hace que sea imprescindible reforzar la presencia del Cervantes, que ya es muy importante en el Magreb. Otro de los retos para el futuro, añadió, pasa por hacer del español una “lengua de ciencia y tecnología”.