El sanlorentino Guille Rojo guía al invidente Gerard Descarrega hasta la mínima paralímpica de 400 metros

Fotografía: Comité Paralímpico Español

El velocista sanlorentino Guillermo Rojo guió este fin de semana en Fuenlabrada a Gerard Descarrega hacia el título nacional de los 400 metros de categoría T-11, con un magnífico registro de 50:28 segundos que supone la mínima paralímpica para el atleta invidente de Tarragona, que podrá así aspirar a revalidar su título de campeón paralímpico de la distancia en Tokio 2020. Descarrega realizó una gran carrera en la pista Fermín Cacho de la localidad fuenlabreña, donde ganó con claridad por delante de Eduardo Uceda, el joven atleta de 18 años que este año se proclamó campeón de España de promesas en Collado Villalba. Gerard Descarrega se quedó a sólo seis centésimas de los 50:22 segundos que logró en Río de Janeiro junto a su guía de entonces, Marcos Blanquiño, una marca que supone el récord de Europa T-11, la categoría que engloba a los atletas con discapacidad visual que corren con los ojos vendados y ayudados por un guía.

Guille Rojo, que con 47:07 segundos acreditados en los 400 metros lisos es uno de los grandes especialistas nacionales en la vuelta a la pista, integrando además el cuarteto campeón de España del relevo 4×400 del FC Barcelona, consigue así un nuevo objetivo con Gerard Descarrega, tras la consecución conjunta del campeonato de Europa de 400 T-11 celebrado el pasado año en Berlín. La mínima obtenida en Fuenlabrada para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 supone que el atleta tarraconense de 25 años pueda aspirar a revalidar la medalla de oro de Río de Janeiro, dentro de un proyecto paralímpico que cuenta con financiación de Caixa Bank y que tiene a ambos atletas entrenando duro en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid.