El Hospital de Guadarrama cumple 85 años, convertido en un centro de referencia en rehabilitación y cuidados

"Pasión por cuidarte", el lema elegido para esta conmemoración, "representa a la perfección el espíritu de este hospital", señaló la gerente, Rosa Salazar.

El Hospital de Guadarrama celebra su 85 Aniversario como uno de los centros hospitalarios punteros en rehabilitación y cuidados dentro de la red pública de hospitales de la región. Este centro cuenta con 144 camas y mantiene una ocupación media del 90% durante todo el año.

Imágenes del acto celebrado este lunes para conmemorar el 85º Aniversario del Hospital de Guadarrama / Fotografías: Rafa Herrero

El consejero en funciones de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha participado este lunes en el acto conmemorativo de estos 85 años del hospital, en el que han participado pacientes -ingresados y ya dados de alta-, familiares, profesionales y vecinos de la localidad de Guadarrama. Escudero ha visitado las dos exposiciones fotográficas organizadas al efecto. La primera de ellas, ‘Hospital de Guadarrama. 85 años cuidando de las personas’, recoge la historia del centro desde su apertura en 1934 y las diferentes especialidades que ha vivido hasta convertirse en el hospital de rehabilitación que es actualmente.

La segunda muestra agrupa las fotografías presentadas por los profesionales del centro al concurso organizado con motivo del aniversario. Está formada por un conjunto de instantáneas que recogen, junto al testimonio de una antigua trabajadora, el sentimiento de los profesionales por su lugar de trabajo.

El carácter rehabilitador del centro está impregnado en la filosofía del hospital desde el ingreso y los pacientes, en un amplio número, visten chándal en lugar de pijama, con el objeto de hacer más confortable su estancia durante el proceso de recuperación. La rehabilitación se realiza en el gimnasio del hospital, que ocupa la práctica totalidad de la planta inferior y tiene acceso directo al jardín terapéutico, donde, cuando la meteorología lo permite, los pacientes pueden realizar sus ejercicios en contacto directo con la naturaleza, y que ofrece diferentes recorridos en función del estado del paciente y complejidad.

El servicio de rehabilitación cuenta también con realidad virtual de apoyo para mejorar la recuperación de los pacientes, y, recientemente, se ha incorporado el robot ARMEO para trabajar en la rehabilitación de miembros superiores. Además, tras el alta los pacientes disponen de material audiovisual (con ejercicios de rehabilitación concretos, adaptados a su patología) para mejorar su proceso recuperador en el domicilio, de tal forma que el proceso se complete con la mayor de las garantías.

“Es un hospital que ha sabido transformarse desde su origen, allá por 1934, y que ha pasado por distintas fases, primero con enfermos de tuberculosis, luego con pacientes de enfermedades del aparato respiratorio, más tarde como complemento a agudos, y ahora en lo que se ha convertido, que es un centro de estancias medias, orientado a la rehabilitación principalmente y también con servicios más especializados, como los cuidados paliativos, siendo una auténtica referencia dentro del Servicio Madrileño de Salud, sobre todo por la calidad de sus trabajadores”, señaló el consejero. En este sentido, destacó que no sólo se trata de “curar”, sino de “cuidar”, con una atención muy importante desde el punto de vista emocional. Además, Ruiz Escudero hizo referencia al estrecho vínculo establecido desde hace años entre el hospital y los propios vecinos de Guadarrama.

El Hospital de Guadarrama acaba de renovar el Sello de Calidad EFQM 500+, y la Certificación ISO 9001 y 14001 extensiva a todas las actividades que se desarrollan en el centro. Además, ha sido galardonado con el primer premio “Hospital Optimista”, que reconoce las prácticas que contribuyen a la creación de un entorno positivo para el paciente y su familia desde un planteamiento científico.

La humanización como eje vertebrador

Para los profesionales que trabajan en este hospital es tan importante diagnosticar, tratar y curar, como cuidar a los pacientes y realizar iniciativas que mejoren su bienestar emocional. Un trabajo realizado en función de los valores de humanización de la asistencia sanitaria. Entre sus novedosas prácticas está el que los pacientes ingresados realicen videollamadas con aquellos familiares o amigos que no pueden acudir a visitarles y permitir la visita de mascotas.

Por otro lado, la Escuela de Cuidadores del Hospital de Guadarrama está plenamente consolidada. Un proceso didáctico por el cual, el personal de enfermería, mientras el paciente permanece ingresado, entrena a los cuidadores principales para que cuando llegue el alta puedan atender a las personas dependientes de la mejor forma, tanto para la salud del paciente, como del cuidador. Además, mensualmente se ofrecen talleres grupales y para los pacientes con problemas de deglución tras un ICTUS, de cocina para seleccionar los alimentos y el proceso de elaboración más apropiado para el paciente.

El acto contó también con las intervenciones de Rosa Salazar, gerente del centro; Rocío Partida, auxiliar de enfermería con más de 40 años de servicio; María Caballero, supervisora del departamento de rehabilitación; y Diosdado Soto, alcalde de Guadarrama. También relató su experiencia un paciente, haciendo hincapié en la “empatía” del personal, hasta el punto, dijo, de que “tendría que haber un Guadarrama en cada provincia”. Como ejemplo, hizo referencia a su propio caso, ya que se pudo casar el pasado sábado tras un permiso ‘exprés’ para salir del hospital un par de días y regresar el lunes con el fin de continuar con la rehabilitación.

Desde 1934

El Hospital Guadarrama fue inaugurado por Manuel Azaña, presidente de la II República, en 1934 como centro sanitario y jugó un papel fundamental como centro de referencia en la curación de la tuberculosis. Durante la guerra permaneció cerrado y volvió a abrir sus puertas en 1952, reconvirtiéndose en uno de los más conocidos centros médicos para pacientes con enfermedades del tórax.

Durante una etapa pasó a denominarse Hospital Helios, y aun hoy en día muchos ciudadanos siguen refiriéndose así a él. En 1973 entró a formar parte de AISNA, la Administración Institucional de Sanidad Nacional, y en 1986 fue integrado en el Servicio Madrileño de Salud, siendo hasta el día de hoy uno de los centros de media estancia que da apoyo en las labores de rehabilitación de pacientes a toda la Red de Hospitales Públicos de Agudos de la Comunidad de Madrid.

Imágenes del acto celebrado este lunes para conmemorar el 85º Aniversario del Hospital de Guadarrama / Fotografías: Rafa Herrero