El CUC Villalba canceló una deuda de más de 3.000 euros con el Comité de Árbitros que supuso la suspensión de todos sus partidos de la última jornada como local

El CUC Villalba intenta enderezar su imagen deportiva e institucional, tras vivir los días 1 y 2 de junio una de las mayores debacles de su historia: el descenso del primer equipo a Primera Regional, categoría en la que no juega desde 1992, y la suspensión de todos los partidos de la jornada final de Liga en la que sus equipos debían ejercer de locales, a causa de una deuda contraída con el Comité de Árbitros que, según su presidente, José Luis Lesma López, se había desbocado por encima de los 3.000 euros, el equivalente a la retribución de diez partidos de un trío arbitral de Preferente.

Esa cifra fue también confirmada a este periódico por el propio presidente de la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM), Paco Díez, que además señaló, tras conocer el expediente de primera mano, que el débito venía creciendo desde el 7 de marzo, la fecha del último pago, y que el CUC Villalba no respondía a los requerimientos de pago de la Federación vía correo electrónico. Díez explicó que “el Comité de Competición, en vista de los continuos atrasos y llegando a cierta cantidad, tiene una normativa en la que se sugiere a los clubes regularizar la situación antes de 15 días”. El CUC Villalba emitió un comunicado oficial en el que, entre otras cosas, achacaba esa deuda a un problema administrativo y de comunicación, algo que Paco Díez matizó así: “Tengo un escrito del presidente, que me llegó muy tarde, diciéndome que si podía intentar que se jugaran los últimos partidos. Pero yo, ante un Comité de Competición, que es totalmente independiente, no puedo ejercer ningún tipo de presión, aparte de que era una deuda que venía arrastrándose constantemente”.

José Luis Lesma López, el presidente del Comité de Árbitros, explicó que los pagos por arbitrajes no son rígidos y que se permite a los clubes acumular cierto saldo negativo, “dentro de unos límites razonables”. “No es algo exacto. Por ejemplo, con 500 o incluso con 1.000 euros, no se actúa. Aunque también vemos el caso concreto, si el club en cuestión tiene un historial de atrasos, o no atiende a los requerimientos. En este caso se enviaron varios mensajes, incluso un escrito de mi propio secretario. Pero al no obtener respuesta, se lo comunicamos al Comité de Competición, que es quien decide suspender los partidos. No podemos tener excepciones. Con cualquier otro club, hubiéramos hecho el mismo procedimiento”.

El Comité de Competición suspendió un total de cinco partidos, aquellos en los que el Unión Collado Villalba debía ejercer como local: los del Juvenil B y C, Infantil B y alevines A y B. Esa cadena de suspensiones también habría afectado al decisivo partido por eludir el descenso del primer equipo ante el Periso, de haber estado programado en la Ciudad Deportiva y no en el García de la Mata, además de al que enfrentó al Juvenil A con la UD San Sebastián de los Reyes, también trascendental para la permanencia del equipo en Primera Autonómica, un extremo que también confirmaron a este periódico Paco Díez y José Luis Lesma López.

Golpe a la imagen

Suspensiones al margen, el Unión Collado Villalba sufrió además otro golpe en términos de imagen, después de que la RFFM reflejara en el apartado de los calendarios y resultados de su página web que las suspensiones venían motivadas por los “impagos de recibos arbitrales”, un matiz con muy pocos precedentes, y que  avivó aún más las reacciones entre los demás clubes implicados. De ellos, el más duro fue el CDE Becerril de la Sierra, que hizo público en redes sociales este texto: “Recibimos, a dos días de jugar nuestros Infantiles, una comunicación de la Federación, cancelando nuestro último partido contra el CUC Villalba. La causa, el impago por parte del CUC Villalba de árbitros, no sabemos desde qué jornada. Que un equipo como el CUC Villalba, con la cantidad de categorías que tiene, que ficha a jugadores a mitad de temporada, que están jugando en otros equipos, pagándolos, no tenga dinero para pagar a árbitros y dejar a más de 100 niños sin jugar su última jornada, es una vergüenza. Esperamos que la Federación tome decisiones y sancione de forma ejemplar, para que esto no vuelva a pasar y que no castigue en la última jornada a jugadores y clubes al corriente de pago”.

Reacción del CUC Villalba

A ese texto de fecha 7 de junio, el Unión Collado Villalba contestó con un comunicado -disponible en su integridad en las redes sociales del club-, en el que anunció la cancelación total de la deuda, adjuntando un certificado oficial de estar al corriente en el pago de los arbitrajes, rubricado por Enrique Ortiz Blanco, el secretario del Comité de Árbitros. El club aprovechó para adjuntar además otros dos certificados, los de estar al corriente de pago con Hacienda y la Seguridad Social. Todos ellos, además, eran imprescindibles esos días para que el club pudiera formalizar la solicitud de la subvención municipal, cuyo plazo de entrega expiraba el pasado 17 de junio, tras ser ampliado con motivo de las fiestas patronales de San Antonio de Padua.

El episodio de los impagos arbitrales no supondrá un perjuicio económico al CUC Villalba, que podrá afrontar la temporada 19/20 sin problemas en ese sentido, si bien Competición le dará por perdidos los partidos que fueron suspendidos.

 

El nuevo entrenador llega procedente del Hoyo de Manzanares y en su equipo de trabajo colaboran Borja Fernández Blanco y Nacho Tintó

Pepón López Cortijo ya dispone de 16 jugadores para la ‘Operación Retorno a Preferente’

Nada más consumarse el histórico descenso a Primera Regional, el CUC Villalba tomó medidas de calado en la parcela deportiva, con la destitución de David García de su cargo de entrenador del primer equipo para devolverlo a la coordinación del fútbol base, y el fichaje de Cristóbal ‘Pepón’ López Cortijo para pilotar el nuevo proyecto, en el que el club está obligado por historia a recuperar la categoría de Preferente. El que fuera técnico del Hoyo de Manzanares en las dos últimas temporadas lleva tres semanas trabajando en la construcción de un equipo ganador en Primera Regional, y lo hace con el apoyo de dos colaboradores de excepción que conocen a la perfección la casa: el exjugador Nacho Tintó, y Borja Fernández-Blanco, el entrenador amarillo autor de la reconstrucción deportiva del club en 2014, que tuvo que dejar el banquillo al sufrir un ictus. Borja, todavía en proceso de recuperación, vuelve al club amarillo tras colaborar con Pepón en la última temporada en el Hoyo de Manzanares, sin ejercer trabajo a ras de campo, pero sí en calidad de auxiliar en parcelas como la metodología y el scouting. Ese trabajo, sumado al de Nacho Tintó, es el que estos días está logrando reunir una plantilla competitiva para el curso que viene y que ya cuenta con 16 jugadores, que se desglosan en seis renovaciones -las del portero Martín Ferriz y los jugadores Koke, Fran, Óscar, Mario Hernando y Raúl- y diez  fichajes. En este apartado destaca la llegada de tres piezas importantes del Hoyo de Manzanares: los defensas Álvaro y Navarro, y el interior Alejandro Insua, uno de los destacados de la pasada Liga en Primera Regional. Además, el club ha confirmado los regresos de Roberto García Baena ‘Boby’, procedente del Móstoles Balompié, y de Fran, que vuelve del Colmenar, y ha anunciado el fichaje de dos delanteros contrastados: Moli, del Aravaca CF; y Borja Velasco, que llega de ser el segundo máximo realizador de Primera Regional con el Unión Aravaca, un equipo del que también se ha fichado al centrocampista Del Val. La nómina de incorporaciones se cierra con dos jugadores del Madrid Oeste de Boadilla, el extremo Miki, y el medio centro Álvaro, un futbolista que ya estuvo en la órbita del CD Galapagar.

En contraposición al alto número de incorporaciones están las bajas. De momento, al menos tres son de gran peso: Bassim y Carlos Guaje, que ya han sido anunciados como nuevos futbolistas del Villanueva del Pardillo; y Aitor Molina, al que determinadas fuentes sitúan en el potente proyecto que está diseñando el CD Canillas, recién descendido de Tercera División.

Jaime Fresno