Las Rozas se jugará el ascenso a Segunda B con el filial del Real Mallorca, con la ida en Navalcarbón este domingo

Las Rozas se enfrentará al Real Mallorca B en el cruce final por el ascenso a Segunda División B, de acuerdo con el sorteo de este lunes en la Ciudad del Fútbol, que además ha deparado que los de Lolo Escobar inicien la eliminatoria este domingo en la Dehesa Navalcarbón, en partido ya programado en el horario habitual de las 12 de la mañana, y jueguen la vuelta el domingo 30 de junio a la misma hora en el Estadi de Son Bibiloni, campo situado en la Ciudad Deportiva Antonio Asensio, el vivero del Real Mallorca. Ambos horarios ya están totalmente confirmados por los clubes.

Como era más factible, de acuerdo con las directrices del sorteo, Las Rozas se las verá con otro subcampeón de grupo, en este caso el correspondiente a Baleares (XI), donde el Real Mallorca B sumó 90 puntos y sólo se vio superado por los 98 de la Peña Deportiva, equipo ya ascendido a Segunda B tras eliminar a los canarios del Tamaraceite en la Fase de Campeones. El filial bermellón presenta una estadística demoledora en su feudo, donde sólo ha perdido un partido en todo el curso -1-2 ante el Formentera-, y donde ha anotado 55 de los 98 goles que acumula, seis de ellos en las dos eliminatorias de playoff: en la primera, goleó por 4-0 a los navarros del Beti Kozkor, para solventar un cruce que venía con 0-0 de la ida; y en la segunda, definida este domingo, ganó 2-1 a los sevillanos del Utrera, en un partido decantado con dos goles del filial al comienzo de cada tiempo.

Pablo Ávila, el jugador a seguir

El Real Mallorca B está dirigido desde el banquillo por Julián Robles, un entrenador de la casa ascendido al filial desde el juvenil, y que como jugador llegó a actuar en el primer equipo, además de militar en clubes como el Real Valladolid, el Poli Ejido o el Sabadell. El técnico está al frente de una plantilla joven, con la mayoría de futbolistas en edad sub-23, pero que atesora una gran calidad en todas las líneas. En esa nómina destaca Pablo Ávila, un centrocampista ofensivo de 20 años que este curso ha anotado 14 tantos, y que suena en Palma como una de las grandes promesas del Real Mallorca. No es el único peligro del filial bermellón, que reparte en su delantera 42 goles entre tres hombres: Jaume Tovar (11), el camerunés de 18 años, Víctor de Baunbag (16), y el costamarfileño de 19 años Ibrahim Diabaté (15). Además, el filial dispone de más jugadores con llegada en líneas como la defensa, en la que destacan los siete goles del lateral, Raúl Parra, o la proyección de Pablo Ramón, autor del primer tanto al Utrera este domingo con un gran disparo lejano. En el centro del campo, Julián Robles cuenta con futbolistas como Stephen o el medio organizador Samu Pinto, otro futbolista de 19 años de gran proyección.

Se da la circunstancia de que el Real Mallorca B volverá a contar con la posibilidad de resolver la eliminatoria en casa, algo que ha sucedido en los dos cruces anteriores ante el Beti Kozkor y el Utrera, mientras que Las Rozas tendrá que buscar el ascenso lejos de Navalcarbón, donde remontó un 2-0 en la primera eliminatoria ante el Atlético Saguntino, e igualó sin goles ante la SD Logroñés antes de tener que ir a rematar su clasificación a tierras riojanas.

El Galapagar, también pendiente del Sport

El otro representante madrileño superviviente, el Alcobendas Sport, se enfrentará al Villarrubia, subcampeón del Grupo XVIII de Castilla La Mancha, en un cruce que también deberá solventar fuera de casa: el 30 de junio en la localidad ciudarrealeña de Villarrubia de los Ojos. Los dirigidos por Emilio Ferreras han alcanzado la ronda final tras eliminar con solvencia al Zamora, con el que igualaron sin goles este domingo en el Ruta de la Plata para hacer valer su victoria por 2-0 en Matapiñonera, con lo que buscarán repetir el guión ante el subcampeón manchego, utilizando el partido de ida para cobrar ventaja. De la suerte de los dos conjuntos madrileños del playoff sigue pendiente el CD Galapagar, que necesita el ascenso a Segunda B de Las Rozas y Alcobendas Sport para saltar por vez primera en su historia a Tercera División, en calidad de mejor tercer clasificado de Preferente.