El CUC Villalba pierde 3-1 con el Periso y consuma su histórica caída a la Primera Regional

El CUC Villalba cayó 3-1 en el García de la Mata ante el Periso y dijo adiós a Preferente, consumando el drama más temido por una afición que acudió en número importante a Ciudad Lineal para arropar a su equipo. Mas no hubo solución y el Periso terminó firmando su sentencia al contragolpe, espoleado por su propia necesidad de huir de la quema. Los amarillos jugarán el próximo curso en Primera Regional, categoría que no conocen desde la temporada 1991/1992, cuando lograron subir a Preferente de la mano del técnico Antonio Martín, y firman un descenso no sólo traumático en lo deportivo, sino también en lo institucional, con el clima enrarecido a todos los niveles y un representativo sector de la masa social pidiendo cambios en el club. La suspensión este mismo fin de semana de dos partidos de juveniles a causa de una importante deuda con el Comité de Árbitros, motivo hecho público el viernes por la Real Federación de Fútbol de Madrid, no ha hecho sino echar más leña al fuego, en espera de las noticias que se puedan producir esta semana, en la que, ocurriera lo que ocurriera, la junta directiva ya tenía prevista una reunión para analizar la situación.

Final fatal en el García de la Mata

El CUC Villalba acudió al García de la Mata en la obligación de ganar al Periso y esperar a que el Torrelodones no ganara a La Moraleja. No se cumplió ninguna de las dos premisas. Sin Gallego en la defensa, pero con el recuperado Iván Cortijo en el once, el equipo de David García mantuvo el pulso en una intensa primera parte, aunque no pudo traducir su buena predisposición en ocasiones claras. Sí lo hizo el Periso, por mediación de sus dos hombres más peligrosos: Roa estrelló un disparo lejano en el palo de la meta de Martín Ferriz, y la zaga serrana pudo despejar cerca de la raya de gol un remate con marchamo de gol de Cordobés. Ese decorado varió momentáneamente en el segundo tiempo, cuando Carlos Guaje marcó el 0-1 para el Villalba con un certero remate ajustado al poste. Sin embargo, el Unión no fue capaz de sujetar el esperanzador resultado y, apenas seis minutos después, un desajuste defensivo permitió a Cordobés restablecer el empate, casi a renglón seguido de que el goleador asturiano fuese sustituido.

David García reaccionó de inmediato jugándose la baza de Guille Sánchez en lugar de Cortijo, todavía con media hora por delante, y el CUC Villalba se volcó para intentar el triunfo en una ofensiva en la que no encontró concesiones de la bien pertrechada zaga verdinegra. A seis minutos del final, en uno de los contragolpes del Periso, Cordobés y el juvenil Mario se quedaron mano a mano con Martín Ferriz y el goleador local cedió en bandeja al canterano el gol del 2-1, entre el delirio de los aficionados madrileños. El mazazo no bajó los brazos del Villalba, que siguió insistiendo hasta terminar rematado en el tiempo añadido con el 3-1, cuando todo el equipo acudía a rematar una falta lateral botada por Martín. Tras el servicio del guardameta, el despeje de la zaga desembocó en un contragolpe desde campo propio con la puerta vacía que aprovechó Adrien para hacer el tercero del Periso. Fue la última acción de un partido del CUC Villalba en Preferente, la que llevó la desolación más absoluta a sus jugadores y a su público desplazado en número importante hasta Madrid, creyendo en la carambola salvadora.

Victoria estéril del Torrelodones

La jornada más negra en años en el fútbol serrano terminó de tomar forma en el Julián Ariza, donde el Torrelodones cumplió con su deber de ganar a La Moraleja (3-0), pero bajó a Primera Regional por tener perdido el golaverage particular con la Escuela Barrio del Pilar (3-4), a la que le valió su empate con el San Agustín del Guadalix B (1-1) para salvar la categoría a rebufo del Periso. El equipo de Willy Galán tuvo dificultades para generar ocasiones en la primera parte, ante un rival sin nada en juego, pero supo decantar el partido tras el descanso, primero por mediación de Álvaro y después con un gran gol de Víctor Salcedo para el 2-0. En ese momento, la igualada a un gol entre el Periso y el Villalba, más la de la Escuela Barrio del Pilar con el San Agustín B, daban la salvación al Torrelodones por la vía del triple empate a 38 puntos con los dos equipos de Madrid, pero la posterior caída del Villalba se llevó consigo a los torresanos, que bajan a Primera tras dos temporadas en Preferente.

El Galapagar, mejor tercero de Preferente

El Galapagar logró rematar la mejor clasificación de su historia con una victoria por 3-1 sobre el Aravaca, en el último partido oficial con Javier Arroyo en el banquillo. El equipo afrontó la cita sabiendo que el empate le aseguraba la tercera posición del Grupo 1, por tener ganado el golaverage particular a la Concepción, pero con la intención de ganar para lograr el premio mayor de acabar como mejor tercero de los dos grupos de Preferente y seguir optando al ascenso a Tercera División por arrastre. Y lo logró: empezó perdiendo con el gol de Jordi para el Aravaca a la media hora de partido, pero remontó con los tantos de Hugo, al borde del descanso, y de Álex Arroyo y Solano en la segunda parte. El triunfo supone que el Galapagar acaba la Liga con 61 puntos, su récord histórico, y que supera al filial del Móstoles URJC, tercero del Grupo 2, por un solo gol (+22 por +21) en el average general.

Esa clasificación final, más la buena marcha de los cuatro representantes madrileños en los playoffs de ascenso a Segunda B, mantienen la esperanza del Galapagar por ascender a Tercera División. Para ello necesita que al menos tres madrileños suban a la categoría de bronce. El Getafe B lo consiguió directamente este domingo en la Fase de Campeones, al remontar la derrota encajada en Villaviciosa (2-0) con una goleada por 4-1 al Lealtad. Y los otros tres madrileños pasaron la ronda de cuartos: Las Rozas remontó el 2-0 que traía el Atlético Saguntino, con un 3-0 en Navalcarbón; el Alcobendas Sport eliminó al Lorca, ganando 1-2 en tierras murcianas; y el Móstoles superó a la Peña Sport ganando también el partido de vuelta (0-1), jugado en el Estadio de San Francisco de Tafalla.