Desmantelado en Valdemorillo un laboratorio con capacidad para producir 500 kilogramos de cocaína al mes

La Policía Nacional, en el mayor golpe policial contra las infraestructuras para la manipulación y extracción de cocaína en España según los investigadores, ha desarticulado una red de laboratorios clandestinos en Madrid y Toledo con capacidad de producir 500 kilos de cocaína al mes, frustrando un novedoso sistema de camuflaje de cocaína en plásticos indetectable en cualquier aduana. El más importante de estos laboratorios estaba situado en una vivienda de Valdemorillo.

La organización desmantelada estaba formada por 12 miembros, siendo los cabecillas los abuelos y padres de una misma familia. Este grupo contaba con tres laboratorios situados en Madrid y Toledo para realizar las operaciones de narcotráfico, según ha informado la Policía en nota de prensa.

La investigación se inició a finales del pasado año cuando los agentes detectaron la presencia de unos individuos manipulando garrafas mientras practicaban una vigilancia sobre otra organización. Debido a su actitud sospechosa se comenzó una investigación sobre los mismos, evidenciando que estaban trasladando garrafas de productos químicos empleados para la extracción de cocaína.

Estas averiguaciones permitieron conocer que el grupo criminal se encontraba a la espera de recepcionar un contenedor en cuyo interior venía impregnado el estupefaciente. Una vez localizado se pudo comprobar cómo la organización derivó parte de la carga hasta una nave de Alcorcón, donde separaron la que contenía la sustancia para su traslado a un chalet aislado en la zona de Valdemorillo (Madrid).

Al chalé se habían trasladado los especialistas en extracción del estupefaciente, tres sujetos venidos expresamente desde Sudamérica que trabajaron durante diez días sin salir del macrolaboratorio. Cuando estaban a punto de finalizar su cometido, los agentes realizaron la intervención practicando 12 detenciones y 11 registros, logrando así desarticular plenamente la organización.

Los tres laboratorios podían satisfacer cualquier tipo de operación de narcotráfico que se les planteara, destacando el ubicado en Valdemorillo, puesto que tenía una capacidad para extraer y producir 500 kilogramos de cocaína al mes. Otro se ubicaba en El Viso de San Juan, destinado a producciones intermedias de 50 a 100 kilos, y el último en Villaviciosa de Odón destinado al corte y manipulación de cantidades inferiores a 10 kilos.

La acción policial ha logrado intervenir 30 kilos de pasta de cocaína ya extraída, más de 80 garrafas de 25 litros de productos químicos para la extracción de clorohidrato de cocaína (aproximadamente 3.000 litros), 600 kilos de pellets impregnados y todo el utillaje necesario para su manipulación. Finalmente se ha permitido localizar una nave a nombre de la organización donde almacenaban cerca de 2.000 sacos con el mismo material.