Valdemorillo, pendiente de los pactos para definir su próximo gobierno, con el PP como fuerza más votada

La complicada situación política en Valdemorillo se reproduce tras las elecciones municipales celebradas este domingo, aunque con el panorama algo más despejado que en 2015, cuando el PP fue el partido más votado, pero perdió la Alcaldía por un multipartito. Ahora, con peores resultados que en los pasados comicios (18,58% -siete puntos menos- y cuatro concejales, uno por debajo), los populares -encabezados por Santiago Villena- sí estarían en disposición de formar gobierno con el apoyo de Ciudadanos (tres ediles -uno más-, tras subir 2,4 puntos) y Vox, que se estrena con dos representantes (12,42%), igual que Objetivo Valdemorillo (OVAL), la formación de la ex alcaldesa Pilar López Partida, tras su salida del PP a principios de año acompañada por todos los ediles que integraban el grupo municipal, que logra un apoyo del 11,86%.

También ha salido reforzado el PSOE, liderado ahora por Enrique Plato, que pasa de uno a tres ediles (de 7,13 al 16,81%), mientras que los grandes derrotados son, por una parte, UNIVAL (12,88%), la coalición encabezada por la alcaldesa, Gema González, en la que se integraban Progresistas, Vecinos y el Partido Anticorrupción, que obtiene sólo dos concejales (antes sumaban cuatro); y Podemos-Equo, que se queda con un único representante (7,79%, cinco puntos menos que en 2015), frente a los tres que tenía Sí Se Puede. Finalmente, IU, que contaba con un concejal, se queda fuera de la Corporación al haber obtenido sólo un 3,3%.