El Atlético Villalba sella en Valdelasfuentes el primer ascenso de su historia a Preferente

Los villalbinos remataron su gran temporada con una victoria sobre el Academia Alcobendas (1-2) que hizo inútil la goleada del Sanse B. David Muñoz logra subir por segunda vez en su carrera a la máxima categoría regional, tras liderar a su llegada el salto de calidad que ha llevado al club al éxito después de seis campañas en Primera Regional

El Atlético Villalba ya es nuevo equipo de Preferente, la máxima categoría del fútbol regional madrileño, tras sellar su ascenso en la Ciudad Deportiva de Valdelasfuentes con una victoria por 1-2 ante el Academia Alcobendas-Gandarío. El equipo de David Muñoz llegó al partido sabiendo que lograría el objetivo con un empate, toda vez que, por la mañana, el Sanse B había evitado su ascenso sin jugar con una goleada sobre Las Rozas B (4-0). Alentado por un número importante de aficionados, desplazados a Valdelasfuentes tanto en el autobús fletado por el club como en coches particulares, el Atlético Villalba supo sacar adelante un partido que no era ni mucho menos un trámite, dado que el Academia necesitaba la victoria para acercarse a la zona de permanencia.

El gol de Ismail cerca del descanso allanó el camino, y en el tiempo añadido del segundo tiempo llegó el gol de la sentencia de Sergio Martín, que hizo inútil el 1-2 anotado por los locales casi a renglón seguido. Tras el pitido final, y al filo de las nueve de la tarde, la fiesta villalbina se desató sobre el césped de Valdelasfuentes, el escenario que pasará a la historia del Atlético Villalba como el de su primer salto a Preferente. José Cernuda, entrenador del rival más directo por el ascenso, el Sanse B, fue de los primeros en felicitar vía red social al Atlético Villalba, haciendo hincapié en la perseverancia del club en pos del objetivo: “Muchas felicidades al Atlético Villalba, muchos años de buen trabajo. Este año el premio es más que merecido. Directiva, técnico y plantilla se lo han ganado”. A la felicitación del técnico se sumó la de la Real Federación de Fútbol de Madrid y la de su presidente, Paco Díez, que lo hizo a título personal.

A tres jornadas para el final, el Atlético Villalba totaliza 73 puntos, nueve más que su récord del pasado año, cuando se quedó a uno del ascenso, y mantiene 12 puntos de ventaja sobre el Sanse B y cuatro sobre la segunda posición del Rayo Ciudad de Alcobendas, con el que se jugará el campeonato de Liga. Ese segundo objetivo parece más factible tras la derrota alcobendense por 2-1 en El Chopo ante el Galapagar B.

Segundo ascenso de David Muñoz

El éxito del Atlético Villalba ha llegado en la segunda temporada de David Muñoz  en el banquillo, que es la sexta consecutiva del club en Primera Regional. Tanto el técnico como gran parte de su plantilla se sacaron en Alcobendas la espina de la pasada temporada, cuando el ascenso se les escapó de las manos en la penúltima jornada con una sorprendente derrota precisamente frente al Academia Alcobendas (0-2), el rival ante el que ha terminado celebrando la consecución del objetivo.

Para David Muñoz, el ascenso a Preferente con el Atlético Villalba es el segundo que consigue, tras el obtenido en la temporada 2013/2014 con el Galapagar. Entonces lo consiguió con 77 puntos, cifra que batirá si consigue más de cuatro puntos en las tres jornadas que quedan. El posible récord personal también será el del club, cuya mejor marca eran los 64 puntos del año pasado. Esa cifra ya reflejó a las claras la evolución experimentada por el Atlético Villalba desde que logró el ascenso de Segunda a Primera Regional de la mano de Pedro Hernández en la campaña 2012/2013, apenas año y medio después de que el entonces presidente, Antonio Jiménez Ráez, decidiera impulsar la parcela deportiva del club para sacarlo de la Segunda Regional, categoría en la que llevaba anclado desde la década de los ochenta del siglo pasado. Ese año, el Atlético Villalba se proclamó campeón tras una intensa pugna con el San Lorenzo, y abrió un ciclo en Primera Regional de seis años en el que ha ido escalando peldaños, desde el debut de la temporada 2013/2014, en la que acabó octavo con 51 puntos, a 26 del campeón, el Galapagar, y a 15 de la segunda posición de ascenso, que fue del Siete Picos Colmenar. Después, el club decidió apostar por el técnico Óscar Guerras, que fue capaz de elevar las prestaciones: sexto en la 2014/15 con 56 puntos, a 15 de la segunda plaza del Colmenar B y a 22 del campeón, el Santa Ana; cuarto al año siguiente con 60 puntos, a 14 del San Agustín del Guadalix, segundo, y a 18 del campeón, el Rayo Ciudad de Alcobendas; y séptimo en la 2016/2017 con 50 puntos, a 26 del Galapagar y a 20 del Torrelodones.

La llegada de David Muñoz en el verano de 2017, entonces formando equipo técnico con Juan Antonio Escudero -actualmente ojeador del Real Madrid en la Sierra-, supuso el impulso necesario para que el Atlético Villalba discutiera el ascenso hasta el final, algo que ha logrado a los 38 años de su fundación para convertirse en el noveno club de la comarca que toca la máxima categoría regional, sea la antigua Primera o la actual Preferente, tras la UD San Lorenzo, Atlético Leones de Castilla, CUC Villalba, CD Galapagar, Atlético Cercedilla, Cerceda, Moralzarzal y Torrelodones.

Fiesta para el cierre de temporada

El Atlético Villalba jugará el próximo sábado a las 19:00 horas en la Ciudad Deportiva ante el Madrid Oeste de Boadilla, en lo que será su primer partido tras el ascenso. En principio, el club tiene previsto celebrar el éxito del primer equipo en un acto conjunto con el resto de equipos de su base que han logrado ascensos en esta temporada en la jornada del 2 de junio, cuando cerrará la Liga ante el Cerceda.

Precisamente el equipo cercedano dio un paso muy importante de cara a la salvación este domingo, al derrotar por 5-3 en Puente Madrid al Unión Adarve B y salir por vez primera del descenso, tras la derrota de Las Rozas B en San Sebastián de los Reyes. Los de Raúl Carralón, que resolvieron el partido con tres goles de Kiko y dos de Sergio Torres, suman ahora 35 puntos, dos más que el filial roceño, que marca el descenso. Con 39 se queda el Galapagar B, que con su victoria ante el Rayo Ciudad de Alcobendas dio un paso casi definitivo hacia la permanencia. Más arriba, el Hoyo de Manzanares ganó 0-2 en su visita al Aravaca B, con goles de Sampedro y Javi Gómez, y se afianza en la cuarta posición, ahora con 54 puntos.

Jaime Fresno