Cartas de los lectores.- “Buenas noticias para la derecha: Más Madrid se presenta en Galapagar”

La izquierda galapagueña concurría a las anteriores elecciones municipales en un momento histórico en el qué, a la estela de los nuevos movimientos municipalistas, sus oportunidades parecían mejores que nunca, pero fracasó a la hora de fraguar una candidatura de unidad popular cuando todo parecía más favorable. Podemos, IU y un montón de vecinos independientes daban a luz la marca “Cambiemos Galapagar” en una asamblea unitaria difícil de olvidar. Sin embargo, un grupúsculo que, usurpando la simbología de Podemos acabó tomando el nombre de “Si se Puede Galapagar,” acabaría dinamitado el proceso de construcción de la unidad. La consecuencia fue que la izquierda concurrió dividida en tres grupos diferentes: Cambiemos Galapagar, IUCM-LV y Sí Se Puede Galapagar. Se consiguió un resultado histórico evitando la mayoría absoluta de un PP que hubo de gobernar en minoría, y lo hizo con despotismo, e ignorancia de las más elementales normas democráticas y de funcionamiento institucional, tal y como avalan algunas sentencias judiciales.

Más Madrid anunció su candidatura en Galapagar a última hora, semanas después de que se hiciese oficial el acuerdo de confluencia de Podemos, Izquierda Unida y Cambiemos

Cambiemos Galapagar lideró la oposición como segundo partido más votado, pero si recalculásemos la asignación de los concejales obtenidos por los tres grupos por separado considerándolos como una sola candidatura, veríamos como su número hubiese sido mayor y hubiese permitido optar a gobernar en coalición con el PSOE, evitando así cuatro años de autoritarismo que a la postre han acabado con un registro de las dependencias municipales por parte de la Guardia Civil. Pero cuando las cosas se hacen mal siempre pueden ir a peor y Sí Se Puede Galapagar acabó implosionando y expulsando a su concejala, que quedó como no adscrita e inhabilitada para poder votar en una moción de censura, lo que, a la postre, proporcionaba al PP la mayoría absoluta que no consiguió en las urnas, ya que de poco importaba que pudiese perder aún votaciones en un pleno municipal al que sistemáticamente ha ignorado.

Dicen que los humanos somos los únicos animales que pueden tropezar dos veces en la misma piedra y eso no nos gusta, y por eso izquierda galapagueña se empeñó en desmentir tan incómodo dicho. En un desolador marco de desunión general de la izquierda en la Comunidad de Madrid, Galapagar, esta vez sí, ha logrado formar una candidatura de Unidad Popular: Unidas por Galapagar, con todo el bagaje y la experiencia de concejales que se han estado zafando a cara de perro en la oposición durante cuatro años. No ha sido tarea sencilla, ha habido que hablar, negociar, sentarse a elaborar un programa común, hacer primarias, meses y meses. Pero cuando quienes lideran el proceso han estado cuatro años peleando, saliendo a la calle, acudiendo a los tribunales y sobre todo, sufriendo a diario en sus carnes el autoritarismo de la derecha, los mayores obstáculos se hacen pequeños. Tal es el espíritu, la ilusión, el trabajo y el esfuerzo con los que se han fraguado Unidas por Galapagar, una candidatura sólida, sustentada en el trabajo, la experiencia y el diálogo y único garante posible de que el próximo gobierno municipal no lo forme una coalición en la que haya algún partido de la derecha.

La semana pasada se publicaban las candidaturas que concurrirán a las elecciones municipales 2019 en Galapagar y nos encontramos la desagradable evidencia de que, en efecto, los seres humanos somos los únicos animales capaces de tropezar dos veces en la misma piedra. Más Madrid se presenta en Galapagar dinamitando la unidad de la izquierda, la historia se repite con otros protagonistas. Nadie ha oído hablar de ellos, no han aparecido por las asambleas abiertas en las que se trabajó en la elaboración de la candidatura de unidad popular, han surgido de la nada de manera precipitada y sin programa conocido, pero sus papeletas estarán el 26-M y dividirán el voto, devaluando su traducción en concejales y debilitando las opciones de la izquierda. Recientemente OK Diario se hacía eco de esta noticia con un regocijo poco disimulado: “Errejón trolea a Iglesias y registra en Galapagar una candidatura de Más Madrid a última hora (OK Diario, 26/04/2019)”.

Escribo esto un día después de unas elecciones generales cuyos resultados nos muestran como, gracias a una mayor unidad en la izquierda que en la derecha, no vamos a tener un gobierno sustentado en un partido ultraderechista. También nos han mostrado que, allí donde se ha perdido más unidad en la izquierda se ha concentrado más el voto en el PSOE, habilitándole finalmente el “comodín de Ciudadanos” para los pactos de gobierno.

Me resisto a creer que personas que forman una candidatura como Más Madrid Galapagar quieran hacer tanto daño a la izquierda y darle un respiro a una derecha que comienza a arrepentirse de su fragmentación. Estoy convencido de que si tuviesen un programa político no sería diferente del de Unidas por Galapagar. Por ello quiero pensar que la presentación de esta candidatura improvisada es más el fruto de un impulso bienintencionado, pero precipitado y poco meditado, que de una voluntad de dividir y hacer daño. Una vez que pasen las elecciones habrá mucho trabajo por hacer y no sobrará gente que quiera o pueda poner su tiempo a disposición de los partidos. Estoy seguro de que los integrantes de la candidatura de Más Madrid Galapagar serían bienvenidos a arrimar el hombro en Unidas por Galapagar para ayudar a los representantes municipales durante la próxima legislatura. Ahora mismo solo les pido por favor que recapaciten, sean generosos y reconsideren la decisión de presentarse, por el bien de un programa de izquierdas pensado para beneficio de los ciudadanos de Galapagar que estoy seguro que comparten. Háganlo, aunque solo sea por no darle más alegrías a Eduardo Inda.

Juan E. Echevarría (Galapagar)