Menta y Maiden, dos pastores alemanes, los nuevos “agentes” de la Unidad Canina de la Policía Local de Collado Villalba

La Policía Local de Collado Villalba cuenta desde el 1 de abril con dos nuevos “agentes”. Se trata de Menta y Maiden, dos pastores alemanes, que ayudarán a los efectivos locales en las labores de detección de drogas y búsqueda de personas desaparecidas. Ambas perras pertenecen al agente 234, procedente de Collado Mediano y que trabaja ahora en Collado Villalba en comisión de servicio (junto a él, otros dos miembros se han unido a la Policía villalbina para suplir las vacantes producidas por jubilación). Así la Unidad Canina estará formada por dos agentes y dos perras.

“Viven conmigo y con mis dos hijos de 6 y 8 años. Se trata de que tengan mucha relación con su guía. No vale cualquier perro, tiene que gustarle la búsqueda, que sean sociables y juguetones. Quieren jugar todo el rato y su premio es el juego, un juguete con el que morder”, explica este agente que ha querido agradecer a la alcaldesa de Collado Mediano, María Rubio, el que le haya permitido este traslado y a la regidora villalbina, Mariola Vargas, el introducir esta unidad canina en el Cuerpo.

Precisamente Vargas, junto con el concejal de Seguridad, Carlos Sanz, ha asistido esta mañana a una demostración en la Plaza de la Constitución, donde ha resaltado que con “esta iniciativa se pretende mejorar los servicios policiales, aumentando su eficacia para reforzar la seguridad de todos nuestros ciudadanos”.

Entre las múltiples funciones que llevará a cabo la Unidad, destaca la prevención del consumo de drogas (canábicos, cocaína, MDMA, Anfetaminas, heroína y otros derivados) tanto en jóvenes como adultos, la realización de registros en vehículos y locales públicos, el control del cumplimiento de las ordenanzas municipales o la colaboración con la Guardia Civil cuando así lo requieran.

Para ello, el Consistorio ha firmado un convenio con este agente, propietario de las dos perras, para poner en marcha este nuevo servicio policial, que contará, además, con otro agente de apoyo. De este modo, los perros estarán operativos cuando lo esté su dueño, en turnos de mañana, tarde y noche. “Pero el adiestramiento de un perro es constante. Yo, la semana que estoy librando, también le estoy entrenando, hago ejercicios ya que si está mucho tiempo sin detectar sustancias, cada vez le cuesta más. El entrenamiento es fundamental”.

 

Menta y Maiden

Maiden (dama, en inglés) tiene tres meses y acaba de comenzar su periodo de adiestramiento. Su padre ha obtenido el tercer puesto en el Campeonato Nacional de Trabajo y su madre, Menta, de tres años, participó ayer en una intervención en dos bares de Collado Villalba. “Pueden detectar cantidades muy pequeñas, desde una micra de hachis. Hace poco detectó 6 gramos de sulfato de anfetamina en un control de tráfico realizado en Collado Mediano de un conductor que iba sin el cinturón de seguridad puesto”, ha relatado este policía. “Si trabajan mucho se saturan, por eso es bueno tener dos, uno de repuesto”.

El coste de tener unas instalaciones que alberguen la Unidad Canina es muy elevado además de los 6 meses aproximadamente que se tarda en adiestrar a un can. “Solo en comprar un perro como estos puede suponer 2.500 euros”, ha cifrado el agente, quien ha reconocido que “a mí la raza que más me gusta para esta labor son los pastores alemanes, tienen mucha presencia; los alemanes llevan seleccionándolos para esto desde 1830, pero también sirven los pastores belgas y los labradores”. En cuanto al sexo del animal, “dicen que las hembras tienen mejor olfato, pero no está demostrado. Yo siempre había tenido machos, tienen más presencia, son más grandes, para intervenciones, pero Menta es mi primera hembra y he decidido apostar por ellas con Maiden; estoy seguro de que será un buen perro. Además, si es una buena hembra te dará descendencias buenas”.