La ministra de Trabajo presenta oficialmente la candidatura socialista de Vituco Alcolea al Ayuntamiento de Collado Villalba

Corto de espacio y corto de tiempo. El teatro de la Casa de Cultura de Collado Villalba, con un aforo cercano a los 200 asientos, se quedó pequeño para acoger la presentación de la candidatura del Partido Socialista en la localidad, encabezada por el secretario general Vituco Alcolea, que estuvo acompañado de la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. Ambos se repartieron las dos horas que duró el acto (concluyó cuando los trabajadores municipales ponían fin a su jornada laboral), hilvanando un discurso enfocado a buscar el apoyo de sus votantes, sin profundizar en propuestas o proyectos futuros concretos y sin arremeter contra su máximo rival, en ambos casos el Partido Popular.

Tampoco el pasado copó el discurso. La alcaldesa de Aranjuez, Nina Moreno, ejerció de presentadora y recordó levemente los logros de un partido que ha gobernado la mayor parte de los años de democracia en la localidad. “Todo en Villalba lleva el sello del PSOE porque Villalba es progresista y socialista. Villalba era una ciudad viva, alegre… pero desde hace unos años se ha convertido en una ciudad triste, con falta de mantenimiento y eso no nos gusta a los socialistas. ¿Podríamos borrar todo lo que ha hecho el PSOE en Collado Villalba?”, “No”, contestó un público poco participativo y al que costaba arrancar los aplausos, más espaciados según se iba alargando la tarde.

Entre los asistentes se encontraba el ex alcalde José Pablo González, a cuyo nombre o gestión no se hizo alusión en ningún momento de la tarde, así como ex concejales de otras legislaturas -algunos de ellos regresan a esta candidatura como Feliciana Vázquez o Joana Bielicka-, candidatos de los municipios vecinos de El Boalo (el alcalde, Javier de los Nietos), Moralzarzal (Ángel Martínez), Torrelodones (Rodrigo Bernal), así como Maru Menéndez, subdirectora general de Políticas Activas de Empleo, acompañada de Eusebio González Jabonero, entre otros.

De acogida

Alcolea, de 56 años, hizo un repaso de su carrera política con el PSOE, al que se afilió hace 40 años y con el que fue concejal en Coslada durante ocho. Ahora, tras 13 años trabajando como funcionario en el Ayuntamiento, pretende gobernar un municipio “que me ha acogido como a uno más. Estoy más ilusionado que nunca y quiero dedicar todo lo que tengo a ser vuestro alcalde”.

“Me ha espoleado la situación de desgobierno. Tristemente el nombre de Collado Villalba se asocia a nombres como Púnica o Térmyca; tenemos que desterrar eso. Nos gusta Collado Villalba, estamos enamorados”, dijo a modo de presentación de los recursos con los que cuenta el municipio, apostando por potenciar un entorno natural “envidiable”, una situación privilegida en el eje de la A-6 o la cercanía con municipios con grandes atractivos turísticos y culturales, entre los que apuntó edificios con historia como la Finca Malvaloca o de moderna creación, como el Hospital General, “que fue posible gracias a la Comunidad de Madrid”, o la Universidad Udima.

“Tenemos un gobierno sin planificación en manos de la improvisación. La culpa no está en la herencia ni en los trabajadores municipales ni en los vecinos, que los hay que tiran la basura fuera de los contenedores, está en las filas del PP y en sus listas; necesitan expiarse”.

Tras sus palabras, un breve vídeo hacía un recorrido por distintos puntos de la localidad. De fondo, razones por las que a los socialistas les gusta Collado Villalba. “Me gusta Villalba porque somos como tú”, cerraba el candidato.

La intervención de la ministra

Tras la intervención de Vituco Alcolea, tomó el relevo la ministra Magdalena Valerio, que durante más de una hora desgranó a los presentes su trayectoria política, iniciada en la política municipal de Guadalajara y que ha desembocado en el “ministerio de las personas”. Valerio explicó algunos de los logros conseguidos por el Gobierno de Pedro Sánchez y justificó la necesidad de los “viernes sociales” a través de los decretos leyes del Ejecutivo, animando a votar al PSOE, tanto en las generales como en las europeas.

La extensión de su discurso derivó en un  fin de acto un tanto abrupto, con la subida de los miembros de la lista al escenario de forma conjunta, sin especificar sus perfiles ni nombrar a sus componentes –“lo pondremos en internet y redes sociales”, justificó Alcolea-, pero que sirvió al menos para hacerse la tradicional foto de familia.