El Ayuntamiento de Las Rozas redobla las medidas de control ante la plaga de oruga procesionaria

La procesionaria es una especie endémica de los pinares mediterráneos, inherente  en ellos y que forma parte de su ecosistema y ciclo biológico. En Las Rozas hay numerosos parques y zonas verdes y boscosas con pinos, abetos y cedros, que son los arboles a los que afecta especialmente.  Varios factores están detrás de la inusual –por abundante- presencia de la oruga procesionaria del pino que se está produciendo este año en toda la Comunidad de Madrid y que se deja notar especialmente en municipios con amplios parques y zonas naturales.

Por un lado las condiciones climáticas de las últimas semanas, con un ambiente seco y temperaturas por encima de los 20 grados, son las ideales para la proliferación de esta especie. Por otro, la sequedad del suelo por la falta de lluvias provoca que éste sea más duro y dificulta y por tanto retrasa que las orugas se entierren, dejando así de ser un riesgo para humanos y animales domésticos.

A ello hay que añadir que se haya abandonado el uso de productos fitosanitarios químicos, una medida regulada por ley y debida fundamentalmente a la agresividad de estos productos. En la actualidad únicamente se espolvorea, en grandes áreas de pinares, productos biológicos que inhiben el crecimiento de la larva de la procesionaria. En el momento de entrar en vigor esta prohibición el Ayuntamiento de Las Rozas ya había puesto en marcha otras medidas de control de esta plaga, respetuosas con el medio ambiente e igualmente efectivas en el medio plazo:

 Fumigación con productos biológicos de todas las zonas de pinar de Las Rozas durante los meses de octubre y noviembre en que la procesionaria se encuentra en su fase larvaria.

 Tratamientos de endoterapia, inyectando productos fitosanitarios compatibles con la fisiología del árbol e inocuo para este, siendo transportado hasta las hojas de modo que elimina a la oruga  cuando se alimenta de estas. Las zonas tratadas con parques con presencia de pinos y que contienen parques caninos , áreas infantiles y colegios, tales como: Parque El Mirador, Parque Bruselas, Parque Gimnasio, Parque Monte Alto, Parque París, etc.

 Tratamientos de endoterapia, inyectando productos fitosanitarios Instalación de bolsas trampa con feromonas durante los meses de junio a septiembre -con el objeto de atrapar las polillas masculinas y evitar su reproducciónrepartidas por las zonas verdes con mayor densidad de pino del municipio. Tanto en zonas forestales, como la Dehesa de Navalcarbón y Corona forestal
de El Abajón,

 Colocación en la Dehesa de Navalcarbón de cajas nido para fijar a largo plazo las poblaciones de páridos (herrerillos y carboneros), abubillas y autillos, así como cajas refugio de murciélago. Ambas especies son dos de los principales predadores de la procesionaria.

 Campaña de tratamiento contra la procesionario en fincas privadas. Un servicio dirigido a los propietarios de las fincas o parcelas que quieran mantener a salvo sus árboles y que así lo soliciten al Ayuntamiento. Se realiza entre los meses de septiembre y diciembre que es cuando el tratamiento químico es efectivo.

 Retirada de nidos de los propios pinos antes de que la procesionaria salga de sus bolsas, así como barridos de los ejemplares una vez han bajado al suelo.

 Se instalarán collarines anti-orugas, en los troncos de los árboles, que recogen las orugas cuando descienden por los troncos, en las zonas cercanas a los parques infantiles y los parques caninos para lograr una protección especialmente cuidadosa de estas áreas.

 

Más de mil hectáreas de pinar

El municipio de Las Rozas cuenta con más de 100 hectáreas de pinar. Es sin duda una de las riquezas de la localidad pero por otro lado lleva asociado episodios puntuales como el que se está viviendo en toda la comarca durante las últimas semanas y que previsiblemente no se prolongará mucho más allá de otras pocas semanas. En todo caso, el Ayuntamiento seguirá profundizando en estas medidas y monitorizando de forma continua su efectividad, así como estudiando la posibilidad de implantar nuevas medidas siempre que se ajusten a la normativa actual en cuestión de medio ambiente y sean de comprobada efectividad.