El Atlético Villalba puede con el Rayo Alcobendas (1-0) en un duelo a gran nivel y se dispara hacia Preferente

El Atlético Villalba abre una ventana a la esperanza de sus rivales muy de cuando en cuando, y acto seguido les cierra dos puertas. Hasta que este domingo dio un portazo en toda regla que, si no es definitivo, al menos lo parece: ganó 1-0 a su más inmediato perseguidor, el Rayo Ciudad de Alcobendas, y le cobró otros tres puntos al tercer clasificado, un Sanse B que ya se va a 11 del líder tras otro inopinado tropezón en Matapiñonera, donde cayó ante el Unión Aravaca (1-2). Fue el domingo idílico de un equipo que funciona con precisión suiza, gracias a los mecanismos de un proyecto deportivo estable, planificado desde conceptos estrictamente futbolísticos, y manejado con mano sabia por un David Muñoz que parece destinado a cumplir con la regla de que sus segundos años son los que dan los ascensos, véase lo realizado en Galapagar.

Si hay reparos en dar el objetivo por sentado, es más bien por los 30 puntos que quedan por jugar y por la estatura de sus dos grandes rivales, con los que forma un trío inalcanzable para el resto: un Sanse B sobrado de calidad técnica en la categoría, y un Rayo Ciudad Alcobendas que se mueve en los mismos parámetros que lo llevaron a Preferente hace tres años, también con Daniel Sanz en el banquillo. En Villalba, los franjiverdes se dejaron su cartel de invictos en 2019, lo que habla a las claras del tipo de rival que son.

Primera parte del líder

El Atlético Villalba irrumpió con fuerza en el partido y ya al primer minuto pisó área en la primera colada de Ismail por su banda izquierda, frenada cuando el interior preparaba el pase de la muerte hacia Braiden. La jugada sentó las bases de un dominio territorial del líder, ante un Rayo bien plantado, y configurado arriba con un tridente de kilates, con David Redón, su máximo goleador, de referente, y Bryan y Miki abiertos en las bandas. Esa disposición exigió del Atlético un cuidado especial en la salida de la pelota, con Sergio Martín casi siempre en la génesis de la jugada, y Álvaro en la tarea de engarzar con el ataque, aprovechando la movilidad de Braiden y el trabajo incansable de Ismail en el costado izquierdo.

La sensación general fue de un control sostenido del partido, hasta que el Atlético rozó el gol en dos zarpazos: en el primero, Sergio no precisó un cabezazo junto al palo al que llegó forzado, en una acción que el árbitro anuló por un discutible fuera de juego, y en el segundo, primero Braiden y después Manzano, tras el rechace del portero en el remate del 9, no acertaron con la ocasión más clara. Tras la secuencia, el partido retomó una larga fase de equilibrio hasta que el Rayo Ciudad de Alcobendas tuvo la ocasión de asestar un golpe muy duro al filo del descanso. Javi lo evitó por dos veces, primero con una espectacular mano a remate de Redón para desviar a córner, y a continuación repitiendo la acción ante una peinada en el primer palo que sacó junto al larguero.

Manzano decide

A vuelta de vestuarios, Daniel Sanz se jugó la baza de Desan para potenciar el juego por dentro, y el enganche empezó a generar algunos problemas por el eje de la bien armada zaga villalbina. Una de sus acciones encontró libre de marca a Vitolo, cuyo tiro mordido desde el balcón del área obligó a estirarse a Javi para mandar a córner un balón que le llegaba con un bote envenenado. Minutos después de esa acción, David Muñoz movió ficha con un doble cambio que acabó por tener mucho que ver en lo que sucedió después: Juanito y Borja Arranz dejaron su sitio a Maypu y Tarek, y David Manzano se desenganchó del centro del campo para accionar en tres cuartos. La respuesta fue casi inmediata: Tarek, acostado en la derecha, recibió un buen balón al espacio sin acompañamiento por el medio. El máximo goleador atlético ralentizó la acción con un reverso, y acabó viendo la llegada de David Manzano por la semiluna. El disparo sobre la marcha del joven robledano encontró la complicidad de un defensor para vencer al guardameta Álex Salas y anotar su sexto gol en Liga.

El 1-0 llevó el delirio a las gradas y urgió a Daniel Sanz a tomar medidas inmediatas: Cañas, el imponente delantero ex del Santa Ana, Chema y Pablo fueron entrando sucesivamente para meter toda la madera posible al ataque alcobendense, mientras David Muñoz respondía dando carrete a su último fichaje, Hugo Lumbreras, en lugar de un agotado Braiden. Para más incertidumbre, el Atlético defendió la carga con toda su defensa amonestada, a excepción de un Lucas que no vio la amarilla hasta el minuto 90. En el 91, entre Cañas y Redón tuvieron el empate, pero los detalles suelen jugar a favor de los líderes. Y el del Grupo 1 de Primera Regional parece manejarlo todo. Ganó jugando cuando tuvo que jugar y sufriendo cuando tuvo que sufrir. Una victoria de ley que lo catapulta hacia Preferente, anunciando que puede ser bueno el hashtag que proclama: “Juntos haremos Historia”

ATLÉTICO VILLALBA: Javi; Lucas, Sergio Martín, Sebas, Kiko; Álvaro, David Manzano; Borja Arranz (Maypu, 64’), Juanito (Tarek, 64’), Ismail (Vázquez, 89’); y Braiden (Hugo Lumbreras, 77’)

RAYO CIUDAD DE ALCOBENDAS: Álex Salas; Wolo, Guzmán (Pablo, 84’), Mateo, Dela (Desan, 57’); Vitolo (Chema, 79’), Jesús, Álex; Bryan, David Redón y Miki (Miguel Cañas, 71’)

ÁRBITRO: Fernández Baert. Buena actuación general.

GOLES: 1-0, minuto 67: David Manzano

INCIDENCIAS: Cerca de 500 espectadores en la Ciudad Deportiva de Collado Villalba, con notable presencia de seguidores visitantes. El partido fue retransmitido en directo por el programa “Madrid al Tanto” de Onda Madrid, en su primera cobertura del Atlético Villalba, y por el portal “Balón a Tierra”.

 El Hoyo golea y Cerceda y Galapagar B empatan en el derbi

La jornada en Primera Regional se completó para la Sierra con la clara victoria del Hoyo de Manzanares en su visita a Las Rozas B (0-4), y con el empate en Puente Madrid entre el Cerceda y el Galapagar B (1-1). El Hoyo afianzó su cuarta posición con una victoria incontestable en Navalcarbón, donde sentenció con cuatro goles en la primera parte. Mario abrió brecha con los dos primeros tantos, y Alejandro Insua y Pablo Malavé redondearon la goleada antes del descanso. El resultado apuntala la cuarta posición de los de Pepón, que suman 41 puntos y amplían a tres su renta con el Unión Adarve B. Ya por la tarde, Cerceda y Galapagar B se repartieron los puntos en un derbi que movió el marcador en su segunda mitad, cuando Kiko adelantó a los de Raúl Carralón, y Sergio Mas restableció el empate minutos después. Las tablas no le valen al Cerceda, que sólo lima un punto a la permanencia y se sitúa a siete del objetivo. Por su parte, el filial de Carlos Lebrero suma 29 puntos y amplía a seis su margen con el descenso. La próxima jornada llevará al Cerceda al campo del Unión Aravaca (11:00 horas), mientras que el Galapagar B recibirá al Santa María de la Caridad en El Chopo (16:30 horas).

Por arriba, el líder Atlético Villalba tendrá una complicada salida a Colmenar, donde jugará a las cinco de la tarde ante el Siete Picos, mismo horario de la visita del Sanse B a Valdelasfuentes para enfrentarse al Academia Alcobendas-Gandarío, mientras que el Rayo Ciudad de Alcobendas jugará a las 14:15 horas en Los Pinos ante el filial del Villanueva del Pardillo. Por su parte, el Hoyo de Manzanares recibirá al Celtic Castilla en Las Eras a las 11 y media de la mañana.

Jaime Fresno