La alcaldesa de Collado Villalba denuncia por presunto delito de calumnias a su ex edil de Hacienda, que insiste en que se negó “a firmar el contrato de los contenedores y otras cosas”

La alcaldesa de Collado Villalba, Mariola Vargas, ha convocado esta mañana una rueda de prensa para anunciar que se “había presentado una querella criminal contra María del Mar Gil como consecuencia de las declaraciones del Pleno del pasado jueves”, donde la ex edil de Hacienda y Personal fue expulsada tras señalar que su “cese” había sido motivado “por no haberse prestado a firmar el contrato para la adquisición de los contenedores de basura”. “Me ratifico en que se han cometido irregularidades y en que me negué a firmar ese contrato y otras cosas más”, ha insistido Gil. “Ella deja en el aire la sospecha velada sobre el contrato de los contenedores. Dice que tiene sospechas de que ese contrato es ilegal, eso es una acusación muy grave sin tener pruebas”, ha señalado la regidora.

La denuncia por un presunto delito de calumnias e injurias ya se ha presentado en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Collado Villalba y se une a la petición que el Partido Popular local ha remitido un escrito al órgano regional de la formación, concretamente al Comité de Derechos y Garantías, para tramitar su expulsión -Gil es afiliada en la zona de Tetuán (Madrid)- por lo que, por el momento seguirá perteneciendo al grupo municipal del PP.

Mariola Vargas ha subrayado que “la falta de confianza” fue el motivo de esta retirada de competencias y no ha querido especificar ni el motivo ni desde cuando se venía produciendo esta situación, aunque sí ha asegurado que Gil “ha firmado todas las facturas que se le han pedido, como era su obligación”.

La adjudicación del contrato para la adquisición de los contenedores se produjo en la Junta de Gobierno del 30 de octubre de 2018 a propuesta de Gil, sin embargo la firma del contrato la realizó Carlos Sanz, actual concejal de Hacienda. “Yo me negué a firmar ese contrato y otras cosas más”, ha insistido Gil, quien ha añadido “ellos (el equipo de Gobierno) me acusan de que tenía paralizado un Ayuntamiento, pero si un concejal contrata un espectáculo y no hay dinero, no se puede pagar”.

 

Retirada de competencias

Vargas firmó el pasado 21 de diciembre de 2018 el decreto sobre la avocación de competencias de Gil de las áreas de Hacienda y Personal -anteriormente ya le había retirado Contratación-, una retirada temporal de sus funciones, lo que ha derivado que Gil ha cobrado durante dos meses su salario (59.318 euros anuales) sin desempeñar ninguna tarea. Así, en el Pleno del pasado 28 de febrero se aprobó la modificación del sistema retributivo y su régimen de dedicación, tras lo que Gil pasaría a cobrar solo dietas por asistencia a las sesiones (7.000 euros al año). María del Mar Gil insiste en que “primero me cesó verbalmente; salió (la alcaldesa) y se lo comunicó al departamento de Hacienda y luego me avocó las competencias y lo firmó. He estado como si estuviera de vacaciones porque ella ha querido, así que es normal que me retiren el sueldo”, ha dicho la edil.

Por su parte, el equipo de Gobierno considera que “María del Mar eligió deliberadamente la celebración de la sesión plenaria con el único propósito de causar el mayor daño posible al equipo de Gobierno, creando apariencia de ilegalidad en el proceso de contratación… y extendiendo la sombra de la sospecha a los propios funcionarios que han participado en el proceso de contratación”. La denuncia, continúan fuentes municipales, “señala que el motivo de la actitud de María del Mar Gil ha sido la de satisfacer una venganza personal, derivada de la frustración que le ha supuesto la pérdida de confianza por parte de su superior, con la consiguiente retirada de competencia y sueldo como concejal”.

“Desde hace mucho tiempo y en reiteradas ocasiones la señora Gil ha mostrado una actitud hostil e injuriosa contra la totalidad de los miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento, algunos funcionarios intervinientes en los procesos de contratación y en especial contra la alcaldesa, creando con ello un ambiente difícilmente soportable en el entorno laboral”, dicen fuentes municipales.

 

Comisión de investigación

Por su parte, el PSOE de Collado Villalba ha solicitado la creación de una Comisión de Investigación sobre la adjudicación de la compra de contenedores y alquiler de camiones de limpieza viaria, así como el procedimiento para la licitación del contrato de recogida de basuras y limpieza del municipio ante las sospechas levantadas por Gil. “Exigimos medidas urgentes y necesarias en pos de la regeneración democrática, la transparencia y la dignidad de los ciudadanos a los que representamos.