PSOE y PP aprueban una moción para instar al equipo de Gobierno a denegar la licencia de actividad de la gasolinera que se proyecta construir en Los Negrales

Los grupos municipales del Partido Popular y Partido Socialista aprobaron con sus votos a favor la moción presentada por éste último en la que se instaba al equipo de Gobierno a denegar la licencia de actividad de la gasolinera que se proyecta construir en la avenida Reina Victoria, colindante con un grupo de viviendas y que ha provocado las protestas de los vecinos del barrio de Los Negrales. Por su parte, tanto el alcalde, Carlos García Gelabert, como la edil de Alpedrete Puede Guiomar Romero y los concejales de UNPA se abstuvieron, mientras que los concejales de Alpedrete Puede, José Antonio Alfonso (que alegó una posible prevaricación en el acto de denegar algo que permite la ley) e Itziar González Tanago Meñaca (que tiene vinculación con el barrio) abandonaron el salón de plenos y no emitieron su voto, al igual que el edil de Urbanismo, Juan Aragoneses.

“El informe de viabilidad que ha hecho el Ayuntamiento no se corresponde con la realidad y, al ver que el Ayuntamiento no hacía nada, nos pusimos en marcha con nuestros servicios jurídicos para que denieguen la licencia de actividad de la gasolinera, que denieguen su apertura”, ha explicado la portavoz socialista, Marta Díaz. “Las normas subsidiarias dicen que cuando un uso no está definido, está prohibido y es indudable que una gasolinera está ligado a un depósito de combustible”.

“Ahora está en sus manos (del Ejecutivo local), es su voluntad política”, ha indicado Marta Díaz, que aprovechó para “pedir al alcalde que haga un informe independiente, no entendemos porque no lo pide. Pero con esto no nos vamos a parar, si tenemos que llegar a los tribunales, iremos”, ha sentenciado.

“Lo que hemos conseguido es abrir los ojos al alcalde para que pida más informes, entre ellos el del redactor de las Normas Subsidiarias, donde se dice claramente que es imposible poner aquí una gasolinera”, ha apuntado Miguel Hernández, presidente de la asociación En defensa de los derechos de los vecinos de Los Negrales.

 

La Comunidad de Madrid aún no se ha pronunciado

Por el momento la Comunidad de Madrid no ha emitido el informe de impacto ambiental (preceptivo y vinculante) del proyecto después de que el Ayuntamiento le remitiera el expediente del proyecto -tiene un plazo de 3 meses desde que el expediente está subsanado-; a continuación se abrirá un periodo de alegaciones de 30 días donde los afectados podrán presentar sus reticencias a este desarrollo.

La gasolinera y un autolavado de coches se han previsto instalar en dos parcelas anteriormente ocupadas por Talleres Jada (uso industrial) y una vivienda unifamiliar (uso residencial) -en esta zona el uso del suelo es prioritariamente residencial, aunque las normas subsidiarias de 1994 contemplan instalaciones comerciales de uso terciario o que den uso a la carretera-. Hasta ahora, el Ayuntamiento ha concedido una licencia de demolición para ambos inmuebles, pero no puede haber licencia de obra si no hay licencia de actividad y ésta no puede existir si no hay un informe favorable de la Comunidad de Madrid.

Tanto el concejal de Urbanismo, Juan Aragoneses, como el arquitecto del proyecto coinciden en señalar en que una gasolinera tiene un uso comercial -de hecho hay varias sentencias que lo ratifican-, pero los vecinos consideran que es industrial al ser un almacenamiento de combustible (el proyecto cifra en 120.000 los litros de combustible que albergará el recinto).