Atlético Villalba: un campeón de invierno en números históricos perseguido por los adversarios más temibles

Campo de Puente Madrid, Cerceda, 27 de enero: el Atlético Villalba busca su segundo campeonato de invierno consecutivo en Primera Regional. Para ello necesita al menos un empate que ponga su liderato fuera del alcance del Sanse B, el equipo que viene de romper la imbatibilidad villalbina en casa con una exhibición de recursos en la Ciudad Deportiva, incluido el gol del central Iker Blanco, que suena para el primer equipo que dirige Manolo Cano en Segunda B. Pero el líder no se arruga y pasa por encima de la presión de la clasificación y de los condicionantes propios de un derbi serrano: gol de Braiden a los dos minutos, 0-2 de David Manzano al borde del descanso, y 0-3 de Tarek para sentenciar en la segunda parte. Resultado, victoria por 1-3 tras el gol al final de Sergio Vázquez para el Cerceda. Casi a la misma hora, el Sanse B, que parece claro favorito para lograr en Matapiñonera su séptima victoria consecutiva, se atasca ante el Villanueva del Pardillo B (1-1).

No es la primera vez en lo que va de Liga que el Atlético Villalba responde a la presión: hace tres jornadas, el Sanse B había aplastado por la mañana al Celtic Castilla con un 9-2, y el equipo de David Muñoz respondió por la noche con un 2-4 en Boadilla ante el Madrid Oeste, síntoma de aplomo y carácter. David Muñoz lo explica diciendo que “ahora no nos agobiamos con el objetivo de ascender a Preferente”, el mismo que al Atlético Villalba se le escapó de las manos en la aciaga mañana del pasado 27 de mayo, cuando la presión, producto de su cerrada lucha por las dos plazas de Preferente con La Moraleja y la Escuela Barrio del Pilar, le hizo caer contra todo pronóstico en casa ante el Academia Alcobendas-Gandarío, un rival inferior, que llegaba para jugarse su supervivencia en Primera. Interesa y mucho aprender de aquella lección.

El entrenador ata cabos y dice tener claro que “todos vamos a tener un bache, pero creo que el objetivo del ascenso lo cumplirá el que sepa salir antes de él”. David Muñoz utiliza el ejemplo del Hoyo de Manzanares, que llegó a ser líder virtual con el gol de Insua que le adelantó en el marcador de Las Eras ante el Atlético Villalba. Eso fue el 11 de noviembre; ahora, el líder ha sacado de rueda al cuadro verde con una ventaja de diez puntos. “Creo que reaccionarán. El año pasado ya terminaron apretándonos mucho al final, y ya digo que nos puede pasar a todos los que estamos ahí arriba”, avisa el técnico.

Números de récord

David Muñoz logró en Cerceda su tercer campeonato de invierno en Primera como entrenador, tras el obtenido el pasado año en su primera temporada en el Atlético Villalba, con los mismos 36 puntos que la Escuela Barrio del Pilar, y el logrado con el Galapagar en la campaña 2013/2014, igualado entonces a 33 puntos con el Torrelodones. El actual es el primero que consigue en solitario, además con una renta sustancial: cuatro puntos sobre el Rayo Ciudad de Alcobendas y cinco de ventaja en relación al Sanse B. Para ello se ha tenido que ir a los 43 puntos e igualar el récord de puntos de la década en Primera, registrado por el Tres Cantos de la temporada 2012/2013, lo que implica haber pulverizado también todos los registros del club. Y aún se puede añadir que el Atlético supera a aquel equipo tricantino en el balance anotador: los de David Muñoz han marcado 45 tantos por sólo 11 encajados, mientras que el Tres Cantos se quedó en un 37-14. Para entender cómo el líder ha llegado a esa estadística conviene echar un vistazo a varias claves. La primera está en los números defensivos: con sólo 11 tantos en contra en 17 partidos, el Atlético encaja un gol cada 140 minutos.

Al margen del trabajo colectivo de todas las líneas, imprescindible para un registro de esas características, cabe destacar la fiabilidad de la pareja de centrales que forman Sergio Martín y Sebas. David Muñoz admite que este año “estamos variando mucho, cada semana cambiamos algo: jugadores, detalles… Lo hacemos también dependiendo de a quién nos enfrentemos. Creo que eso mantiene alerta a la gente y es una de las claves. Pero en el caso de Sergio y Sebas no es así: Sergio sólo se ha perdido un partido y Sebas ha jugado todos”. A ese dato ilustrativo del técnico hay que añadir que el máximo goleador del Atlético Villalba, Tarek, está lejos con sus ocho goles de los máximos artilleros del grupo: el sansero Rubén Lozano (19), el ariete del Unión Aravaca, Borja Velasco (13), y el punta del Siete Picos, Sergio Martínez (12). Los 45 goles del líder han llegado repartidos y desde una importante variedad de posiciones. David Muñoz aprovecha para hablar de una plantilla “compensada, en la que no hay dos delanteros iguales. Y en cuanto se despista uno, sale del equipo. En los 12 años que llevo como entrenador, es el año en el que más parejo está el nivel de la plantilla”. El entrenador concluye su análisis global mostrando su satisfacción por haber llegado a ese nivel de competencia con un elenco que supera por poco los 24 años de media de edad: “Es otro de los objetivos que nos marcamos, rejuvenecer la plantilla y crear una base sólida para el futuro”. 

En esa dirección apuntó el entrenador cuando se trajo del Robledo de Chavela de Segunda Regional al joven interior, David Manzano, que se ha asentado en el once tricolor con 15 titularidades que le han servido para aportar tres goles al equipo, además de una interesante variante en los tres cuartos de campo. Con 22 años, Manzano no sólo es una es una de las noticias más refrescantes del fútbol comarcal, sino que también ha abierto brecha en términos de scouting por la Sierra Oeste: Víctor Cacho, uno de sus compañeros de ataque en el Robledo, fue fichado hace tres semanas por el CUC Villalba y el pasado domingo ya anotó el gol del empate ante el Periso, en sus primeros minutos como jugador amarillo.    

Ante el colista

El Atlético Villalba abrirá la segunda vuelta este domingo por la tarde -17:00 horas- con la visita al colista, el Santa María de la Caridad, un partido que David Muñoz empezó a preparar el martes con tratamiento de final: “Sé que es un tópico y que hasta ya puede sonar mal, pero vamos partido a partido y éste nos lo planteamos como una final. Es lo primero que les diré a los jugadores cuando empecemos a entrenar esta semana”.

La jornada puede ser muy propicia para los intereses atléticos, puesto que sus dos perseguidores, Sanse B y Rayo Ciudad de Alcobendas, se enfrentarán en Matapiñonera a las 18:15 horas. Del filial, David Muñoz ya dijo que es el gran favorito, incluso antes de que los de José Cernuda lo demostraran en la Ciudad Deportiva villalbina. Pero ahora quienes están más cerca son los alcobendenses, otro de los equipos con pasado reciente en Preferente. “El Rayo es un equipo hecho, con jugadores que llevan años juntos y que cambia poco. Tienen una mezcla interesante entre jugadores veteranos y gente de 23 ó 24 años. Encajan muy poco y gestionan bien los resultados. Tenemos unos rivales muy importantes y todavía queda mucho, queda lo más difícil”.