El Atlético Villalba se proclama campeón de invierno tras ganar con autoridad en Cerceda (1-3)

El Atlético Villalba se sobrepuso de la mejor manera a la derrota casera ante el Sanse B: ganó con autoridad en Puente Madrid al Cerceda (1-3) y, de paso, comprobó cómo la espectacular racha de su rival más temible –seis triunfos seguidos- se vio cortada con un empate en Matapiñonera ante el filial del Villanueva del Pardillo (1-1). El balance al paso por el ecuador de la Liga no puede ser mejor para los dirigidos por David Muñoz: 43 puntos, su techo histórico, tras una secuencia de 14 victorias, un empate y sólo dos derrotas que les ha valido el honorífico título de campeón de invierno.

El equipo lo celebró por todo lo alto en los vestuarios de Puente Madrid, donde venció con claridad a un Cerceda que no pudo sobreponerse al tempranero gol de Braiden, anotado a los dos minutos. Los de David Manchón, sin el sancionado Kiko, y con Paletas y Sevillano en punta, no pudieron batir a la mejor defensa de la Liga hasta que Sergio Vázquez anotó el 1-3 cerca del final. Antes, David Manzano y Tarek habían puesto a buen recaudo el triunfo tricolor con dos goles más: el del joven interior ex del Robledo llegó al borde del descanso y fue clave para dejar decantado el choque.

La victoria fue muy importante para controlar la crecida del Rayo Ciudad de Alcobendas, que pasó a ser el más inmediato perseguidor del Atlético al mantener su desventaja de cuatro puntos, merced a su triunfo en el feudo del Madrid Oeste (2-3). Los alcobendenses, los únicos que han sido capaces de derrotar al Sanse B –en la primera jornada-, superan en un punto al filial de José Cernuda, al que se le atragantó el Villanueva del Pardillo B. El segundo equipo de Los Pinos se adelantó en Matapiñonera con un gol de Zakarias y supo aguantar las acometidas sanseras tras el tanto del empate local, que llegó con más de media hora de juego por delante. El tropiezo de los de José Cernuda fue grave, toda vez que el próximo domingo recibirán al Rayo Ciudad de Alcobendas con la segunda plaza en juego. Un empate en ese partido podría hacer volar al Atlético Villalba, en una jornada en la que los de David Muñoz visitarán como claros favoritos al colista, el Santa María de la Caridad.

Del trío cabecero parece descolgarse el Hoyo de Manzanares, cuyo empate en el campo del Unión Aravaca (2-2) no le vale para seguir el ritmo de los de arriba. El equipo de Pepón López Cortijo entró mal al partido y encajó dos tantos en los primeros 20 minutos, el primero del ex del Cercedilla, Borja Velasco. Antes del descanso, Insua de penalti y Pablo Malavé restablecieron la igualada, pero la remontada verde se quedó ahí. El ascenso se le va al Hoyo a seis puntos, pero lo peor son las sensaciones, tras una secuencia de cuatro partidos sin conocer la victoria. La inminente llegada del delantero Javi Gómez se aguarda como revulsivo para la segunda vuelta.

La jornada serrana se completó con la importante victoria del Galapagar B sobre el filial del Aravaca, con un gol salvador de Sergio Mas en el minuto 90. Los de Carlos Lebrero ya son séptimos con 24 puntos, siete más que la zona de descenso que marca el Academia Alcobendas- Gandarío, impulsados por el undécimo tanto en la cuenta de su ariete canterano, que lo encarama a la cuarta plaza de la tabla de goleadores del Grupo 1 de Primera Regional.