La Fiscalía pide penas de hasta 16 años de cárcel para una presunta red china de extorsión a clientes de los casinos de Torrelodones y Aranjuez

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado penas de hasta 16 años y medio de prisión para 28 integrantes de una presunta red criminal de ciudadanos chinos que extorsionaba a clientes de los casinos de Torrelodones y Aranjuez tras realizar préstamos en las cercanías o en su interior, entre otras actividades ilícitas. Así consta en el escrito de acusación, en el que se les acusa de un delito de organización criminal, amenazas, daños, lesiones y varios delitos de blanqueo de capitales. El fiscal pide penas de entre tres y dieciséis años y medio de cárcel.

En el relato de los hechos, el fiscal expone que en el período comprendido desde 2007 hasta julio de 2014, la organización liderada por Weng Ye Wang ejecutó diversos actos de amenazas, coacciones, contrabando de tabaco, realizando actos de afloramiento de los beneficios obtenidos” con una serie de actividades.

Entre sus actividades, figuraba “el contrabando de mercancías e importación de género estancado provenientes de China”. “Los productos importados no sólo son distribuidos a través de las empresas pertenecientes a la estructura de Ye Wang, sino que también lo son por otras personas o sociedades, generalmente pertenecientes a la colonia china asentada en Madrid”, señala el escrito.

“La importación delictiva desarrollada por la organización implica, por un lado, la importación de productos como el tabaco, falsificaciones de prendas textiles o juguetes, vulnerando normas de calidad y sanidad; y mercancías que generan un importante volumen de ingresos para la organización gracias a su falsa declaración y, en consecuencia, al fraude fiscal producido por la falta del pago de los impuestos correspondientes”, recoge el escrito del fiscal.

Los diferentes miembros de la organización se reparten papeles en distintos planos de jerarquía. Todos ellos eran conscientes y conocían los papeles de los demás. Unos, realizan préstamos en las cercanías o en el interior de los casinos de Torrelodones y Aranjuez. Otros se especializan en cobrar estas deudas mediante actos de intimidación o violencia.