El parque El Raso de Moralzarzal acoge este sábado la fiesta de la Luminaria

El próximo sábado, 19 de enero, víspera de San Sebastián, el parque de El Raso de Moralzarzal será el escenario de la celebración de fiesta de La Luminaria, y, como cada año, se encenderá una gran hoguera. Este año, la coincidencia de la celebración en sábado hará que un gran número de personas se congreguen alrededor del fuego. La cita, que estará acompañada de chocolate con churros y bizcochos, será a las 8 de la tarde.La Luminaria es una tradición que se remonta en Moralzarzal a principios del siglo XVII y que está relacionada con la protección contra las epidemias de la peste.

Dos grandes conocedores de nuestra historia, Antonio López Hurtado y Miguel Ángel Soto, narran así el origen de esta festividad:

En la noche del 20 de enero, festividad de San Fabián y San Sebastián, Moralzarzal y otros muchos pueblos de España celebran la fiesta de La Luminaria.  La tradición de esta fiesta está relacionada con las epidemias de peste que asolaron Europa durante el medievo llegando incluso hasta entrado el siglo XVII. La naturaleza caprichosa de la “muerte negra” (causada por una bacteria propagada por la picadura de la pulga de la rata) hizo pensar a las atemorizadas gentes que estos ataques eran como los de las flechas, y en su desesperación la sociedad relacionó la peste con un santo que había sido martirizado hasta su muerte con flechas: San Sebastián.

Según la tradición, durante la epidemia de peste ocurrida en Roma en el año 680, fue invocada la protección del santo y desde entonces es el abogado especial contra la peste. Y para evitar la pestilencia de la muerte se encendían hogueras para purificar el aire, provocando grandes humaredas y hogueras de romero, cantueso, tomillo y enebro. Estas hogueras, las luminarias, ardían también durante toda la noche.

En Moralzarzal debieron empezar a practicarse a principios del siglo XVII, cuando una serie de malas cosechas coincidieron con una epidemia de peste que fulminó a un 10% de la población española. La antigua ermita de San Sebastián de Moralzarzal, hoy desaparecida, existía ya en 1631.

En 1764, la villa de Moralzarzal hizo voto al Glorioso San Sebastián, como abogado de la peste y durante el siglo XVIII, la Cofradía de los Caballeros de San Sebastián estaba formada por los mozos y recién casados del pueblo. Estos eran los encargados de recoger los romeros, tomillos y enebros para La Luminaria. Ya comenzado el siglo XX, las actas municipales recogen los nombres de los jornaleros que tenían que ir a cortar leña al monte, así como los carreteros que tenían que transportarla hasta la plaza del pueblo.

Con el fin de la peste la tradición evolucionó adaptándose a nuevas costumbres y significados. Así, durante el siglo XX fueron los mozos llamados a filas, los quintos, quienes acabaron haciendo suya la fiesta. Además de saltar por encima del fuego, se colocaban cencerros alrededor de la cintura y corrían por las calles del pueblo. Esta fiesta es también conocida como “la noche de los viudos”, debido a que algunos aprovechaban el calor de la hoguera para arrimarse y buscar una nueva pareja.

Finalizado el servicio militar hace unas décadas, algunas mujeres de Moralzarzal han recogido el testigo y de manera voluntaria se encargan de preparar el chocolate y los churros y bizcochos que se reparten entre los asistentes durante la actual celebración de La Luminaria.