La Unión de Guardias Civiles coloca un urinario portátil frente al chalet de Pablo Iglesias en Galapagar para denunciar la “precariedad” con que los agentes realizan sus labores de vigilancia

La Unión de Guardias Civiles (UGC) ha denunciado “el lamentable estado” en el que los agentes del Puesto de Galapagar “prestan protección” en el exterior de la vivienda que los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias e Irene Montero tienen en La Navata. “Desde hace meses no hemos cejado en nuestro empeño de denunciar y tratar de solucionar esta vergonzosa situación”, señalan desde esta asociación, que este jueves ha instalado un urinario químico portátil para visibilizar las carencias de que presentan los guardias civiles en el desempeño de su trabajo. “Que nosotros sepamos, sólo pasa aquí”, aseguraron. “Hasta ahora habrán tenido que hacer sus necesidades en la calle, arrimados a un árbol o mediante relevos, porque el bar que está a la salida de la urbanización se encuentra bastante lejos de aquí”, detallaba Guillermo Freire, secretario general de esta asociación profesional en la zona centro. “Sabemos que la Comandancia de Tres Cantos ha intentado solucionarlo, pero no les han dejado”, añadía, explicando que habitualmente este tipo de instalaciones se encuentran en el interior del propio domicilio vigilado, algo que no ocurre en este caso.

urinario casa pablo iglesias 1
Guillermo Freire, de la Unión de Guardias Civiles, junto al urinario portátil que la asociación ha instalado frente a la vivienda en Pablo Iglesias e Irene Montero en La Navata / Fotografías: Rafa Herrero

“Sin un techo que los cobije del duro invierno de la Sierra madrileña, y sin la más mínima protección durante la alerta antiterrorista vigente, nuestros compañeros garantizan la seguridad de esta vivienda en absoluta precariedad, sin tener cubiertas ni las más mínimas necesidades fisiológicas básicas”, indican en un comunicado.

“Mientras que en esta misma urbanización existen perros guardianes con casetas calefactadas, nuestros compañeros pasan las horas sin una infraestructura mínima ni humanamente aceptable”, afirman. “La Guardia Civil se ha caracterizado a lo largo de su historia por defender el orden establecido, y garantizar los derechos de sus ciudadanos independientemente de su ideología política, creencia religiosa, raza, sexo o cualquier otro condicionante. Sean quienes sean. Y así ocurre aquí hoy, en Galapagar. Sin embargo, es deber de los poderes públicos corresponder al sacrificio que estos hombres y mujeres realizan, mediante el mantenimiento de unas mínimas condiciones de higiene y seguridad”, explica la UGC en un comunicado.

“Con la instalación de un aseo -situado frente al domicilio de Iglesias y Montero- pagado con el esfuerzo solidario de nuestros afiliados queremos cubrir al menos una necesidad primitiva y básica, que por no poder atenderse adecuadamente hasta ahora generaba situaciones indeseables, especialmente en el caso de componentes mujeres”, aseguran, agradeciendo su “colaboración” al Ayuntamiento de Galapagar su colaboración -que ha autorizado la ocupación de suelo público-, “y de la misma forma queremos animar al resto de la ciudadanía a mostrar su apoyo a estos profesionales que en lugar de estar junto a sus familias, pasarán las Navidades tirados en la calle vigilando este chalet”.

Por otra parte, este mismo portavoz de la UGC hacía referencia a la “merma de seguridad” como consecuencia, aseguraba, de la vigilancia durante las 24 horas de esta vivienda de los diputados de Podemos en La Navata. “Lo pones de un sitio y lo quitas de otro, está claro”, subrayaba. El concejal de Seguridad de Galapagar, Borja Luján, confirmaba que el Ayuntamiento había autorizado la instalación de este urinario portátil, señalando igualmente que desde el Consistorio se ha pedido que esta vigilancia no afecte a la seguridad en el municipio.

urinario casa pablo iglesias 2