Un grupo de grafiteros para un tren de Cercanías entre las estaciones de Collado Villalba y Galapagar

cercanias

La ola de grafitis que han sufrido los trenes de Metro de Madrid durante una semana, desde la pasada noche de Halloween, ha llegado también a los trenes de Cercanías, donde este sábado un grupo de jóvenes ha parado uno entre las estaciones de Collado Villalba y Galapagar – La Navata para pintar los vagones.

Como informaron desde Cercanías Madrid, unos “vándalos” pararon un tren de la línea C-8 pasadas las 21:00 del sábado en plena vía, entre las estaciones de Villalba y Galapagar. Además de los problemas de este tipo de acciones en materia de seguridad, han hecho referencia a “los costes económicos” que suponen este tipo de actos vandálicos que “pagamos entre todos”, ha añadido Cercanías a través de su cuenta en Twitter. Sólo en Metro de Madrid, destinaron el año pasado 1,6 millones de euros en la limpieza de grafitis de los trenes.

Desde la noche del pasado miércoles 31 de octubre, el suburbano ha vivido una oleada de ataques de grupos de grafiteros, que han llegado a meterse en la cabina de los maquinistas para obligar a parar el tren o llevarlo a una zona con más iluminación. En una de las ocasiones, se detuvo a uno de los integrantes del grupo tras atacar con spray a agentes de Policía Nacional.