La ‘Tragamillas 2.0’ plantea el duelo Ait-Hadi-El-Bissis y propone un reto sobre el barro para los atletas

tragamillas01

La Tragamillas 2.0, la que abre una nueva etapa en este 2018 con la incorporación al programa de una carrera de 10.500 metros, propone este domingo todo un reto para un amplio número de participantes: el del barro y la lluvia. Con una semana previa marcada por las precipitaciones y la previsión de que el agua siga cayendo este domingo, la 12ª edición de la prueba del CD El Castillo se anuncia como una de las más duras de siempre, con condiciones propias del campo a través, sobre todo en las sendas de los tres parques del recorrido de los 21.097 metros, que como es tradicional arrancará a las 10 de la mañana en los aledaños de la Ciudad Deportiva de Collado Villalba. Media hora después, a las 10:30 horas, debutará en el calendario serrano la novedosa Minitragamillas de 10.500 metros, cuyo trazado ahorrará a los atletas la previsible tortura del barro, sobre todo en el Coto de las Suertes y, en menor medida, en el Parque de Romacalderas y la Dehesa Boyal, los puntos críticos de la media maratón que quedan excluidos del recorrido corto.

Son las especiales condiciones de una edición ya especial de por sí, no sólo por el estreno del doble programa, sino también por el repunte en la participación, que logrará frenar la tendencia a la baja experimentada desde 2014: la media maratón rozará el cupo máximo de 900 atletas, mientras que más de 300 corredores tomarán la salida en la primera edición de los 10.500 metros, según los datos que manejaba a principios de semana la organización. Tras estar cerca de bajar de los mil atletas registrados en meta el pasado año, cuando llegaron 1.045 corredores, la tercera cifra más baja tras las dos primeras ediciones de 2007 y 2008, las cifras confirman una leve subida de participación en el cómputo global de las dos carreras, con más de 1.100 atletas, pero no así en la media maratón, donde podría no cubrirse el cupo máximo. Pese a ello, la organización da por buenos los datos, sobre todo viendo lo que llueve alrededor: el pasado domingo, la participación en la Media Maratón de la Latina, nacida un año antes que la Tragamillas, registró casi 300 inscritos menos que en 2017.

Sin Bekele, Ait-Hadi busca la sexta corona ante El-Bissis

La baja del ganador del año pasado, Gizaw Bekele, hará que la Tragamillas 2018 plantee un nuevo duelo norteafricano, entre los marroquíes Youness Ait-Hadi, pentacampeón de la carrera, y Jaouad El-Bissis, es decir, la escolta del etíope en el podio de 2017. Bekele, ausente por su reciente participación en la Maratón de Sevilla, fue el primer hombre en romper la barrera de 1:07 horas, dejando el récord de la prueba villalbina en 1:06:41.

youness

El registro, que se paga a 300 euros, no parece esta vez al alcance de ningún participante, teniendo en cuenta que Bekele distanció en 2017 a los dos marroquíes en una horquilla de entre dos y tres minutos. Sin embargo, todo apunta a que entonces ambos anduvieron lejos de su potencial real, y a que el domingo podrían firmar una gran marca: El-Bissis, para muchos el favorito, viene de dejar atrás a Ait-Hadi en el Campeonato de España de Campo a Través por Clubes de Gijón, donde logró una gran 11ª plaza, por el 25º puesto de su rival, además de evidenciar una gran evolución en sus tiempos desde que retomara el atletismo hace menos de dos años. Llega rodado y con ambición, y será el gran obstáculo a salvar por Ait-Hadi en su intento por ganar su sexta Tragamillas. Tras los dos cabezas de cartel, parece abrirse un amplio abanico de aspirantes a completar el podio, salvo sorpresas de última hora con las inscripciones, dadas las ausencias de los referentes de Guadarrama, Juan Antonio Cuadrillero y Rodrigo Ares, o la del atleta de Becerril, Mario Sanz. Nombres como los de Jaime Calleja, Óscar Estévez o el villalbino, Alberto Sánchez Paniagua, figuran en las quinielas como aspirantes a luchar por el tercer escalón del podio.

 Tentativa sobre el récord femenino

En categoría femenina, la Tragamillas también plantea a priori un mano a mano, en lo que sería la reedición del duelo del año pasado entre la vigente campeona, María Ruiz Castellanos, que estableció el récord de la carrera en 1:20:26 horas, y la rumana del Clínicas Menorca, Cristina Giurcanu, que fue segunda a medio minuto y llega a Collado Villalba tras ganar en Fin de Año la San Silvestre Vallecana Popular. Ambas presentan credenciales suficientes como para pensar en una nueva plusmarca de la Tragamillas. Tras ellas, no aparecen otras rivales cercanas a esos tiempos, dentro de una participación femenina que apenas representa el 9% del total de las inscripciones.

La irrupción de la prueba Mini sí ha supuesto un importante incentivo para la categoría femenina, cuyo porcentaje en los 10.500 metros se eleva hasta casi un 40% de la participación total, estimada en unos 350 corredores.

 Pronóstico incierto en los 10.500 metros

La prueba Mini buscará sus primeros ganadores sin favoritos claros, ante la ausencia confirmada del sanlorentino del Surco Aventura, Alejandro González de Miguel, inmerso en la preparación del Campeonato de España por selecciones de Campo a Través de Mérida (11 de marzo), y en su intento por bajar de la media hora en los 10 Kilómetros en Ruta Villa de Laredo (17 de marzo). Su baja aumenta la incógnita sobre el nombre del primer ganador, al igual que sucede en categoría femenina, donde tampoco estará Marina Damlaimcourt, la atleta que junto a Alejandro González de Miguel dirigió una sesión de entrenamiento de iniciación a la distancia como promoción de la prueba entre las chicas.

Del reinado de Ait-Hadi al récord de Bekele 

A falta de conocer este domingo los nombres que estrenarán el palmarés de la Minitragamillas de 10.500 metros, la media maratón de categoría masculina buscará su séptimo campeón o, en su defecto, coronará a Youness Ait-Hadi por sexta vez, tras sus victorias en 2010, 2011, 2012, 2015 y 2016.

gizaw

El marroquí de la AD Maratón, que el pasado diciembre debutó con un segundo puesto en la San Silvestre Villalbina, sólo fue derrotado el año pasado por un espléndido Gizaw Bekele, puesto que no corrió las ediciones de 2013 y 2014, los años de las victorias del guadarrameño Juan Antonio Cuadrillero, único español con más de un triunfo. Los otros dos llevaron la firma de José Félix Ortiz (2009) y Héctor Carmona, ganador en 2007, año del estreno de la carrera. El tercer nombre africano en el historial es el de Youness Laktarni, que tras su incontestable victoria en 2008, tras hacer 18 kilómetros en solitario, no volvió a participar.

Aparte del espléndido récord de Gizaw Bekele en la edición pasada, la Tragamillas ha dejado varias gestas para el recuerdo, en especial la primera victoria de Cuadrillero en 2013, cuando remontó al marroquí Mhamdi Hafid y puso el primer récord del nuevo circuito, estrenado en esa edición, anotando 1:08:56 horas. También, la incontestable victoria de Ait-Hadi en su regreso de 2015, cuando rebajó el récord hasta dejarlo en 1:07:46 horas, aventajando en casi ocho minutos al segundo, Rodrigo Ares. El atleta de Guadarrama, ausente este año, es el que más subcampeonatos tiene, tres en total, dentro de una prueba que hasta ahora ha tenido tres podios íntegramente españoles: 2009, con José Félix Ortiz, Ramón García de los Huertos y Salvador Díaz Barranco; 2013, con Cuadrillero, José Irurozqui y Jorge Belinchón; y 2014, con Cuadrillero, Ares y David Prieto.

Jaime Fresno