Ayuntamiento de Valdemorillo y Ejecutivo regional buscan soluciones para reducir la peligrosidad en el cruce de la M-853 con la M-600

Rápida y efectiva. Así se califica desde la Alcaldía de Valdemorillo la disposición mostrada por la Comunidad de Madrid ante la solicitud de la adopción de las medidas necesarias para poner fin a uno de los puntos de mayor peligro en el viario del municipio, el cruce de la carretera M-853 con la M-600. Y es que el encuentro mantenido el pasado jueves con el Consejero de Transportes a pie de asfalto, con motivo de una visita de seguimiento a las obras de rehabilitación del firme que se ejecutan precisamente en esta última comarcal, se ha repetido este lunes, pero ya en el despacho del propio Pedro Rollán, en una reunión a la que asistió también el director general de Carreteras, José Trigueros.

La regidora, acompañada por el concejal de Urbanizaciones, Luis Hernández, ha tenido ocasión de exponer con detalle la situación que presenta esta peligrosa intersección, muy utilizada como salida de varias de las grandes urbanizaciones que se localizan en este término, como Jarabeltrán, Puentelasierra, Isla Blanca y Mirador del Romero, y que al riesgo que de por sí entraña para los conductores añade la situación de atascos que se repiten prácticamente a diario.

asfaltado valdemoriilo 3
La alcaldesa, Gema González, con el consejero de Transportes, Pedro Rollán, a principios de julio en Valdemorillo

El responsable regional ha podido conocer de primera mano “estas prioridades que han de estudiarse para mayor seguridad de nuestros vecinos y usuarios en general”, tal como explica Gema González, quien además de apuntar las circunstancias que rodean al cruce ya señalado insistió en buscar también soluciones para los accesos a otros dos importantes núcleos residenciales, Mojadillas y La Pizarrera, así como la mejora en la entrada al casco urbano por la misma M-600. Unas mejoras que habrán de ser evaluadas por los técnicos, a quienes corresponde ahora estudiar los puntos señalados, comenzando por ver el modo de reducir la peligrosidad en el cruce de la M-853. De hecho, el siguiente paso es la celebración de una nueva reunión de la alcaldesa y el concejal, en este caso directamente con personal técnico de la Comunidad que, a la vista del problema planteado en este tramo, apunte cuál ha de ser la actuación a seguir, no descartando, tal como apuntó el propio Rollán, que pueda optarse en principio por una intervención de carácter más puntual.

En cuanto a otra de las cuestiones pendientes en relación a la M-600, su posible desdoblamiento, tema incluso debatido por los distintos grupos municipales como moción presentada al pleno, en la mañana de este 28 de agosto se ha confirmado por parte del consejero que “se trata de un proyecto que no se va a acometer por ahora”.