El CUC Villalba consigue su cuarto triunfo consecutivo e iguala por la permanencia en Preferente con el Rayo Ciudad de Alcobendas

El CUC Villalba logró este domingo su cuarta victoria consecutiva, imponiéndose al colista de Preferente, Siete Picos Colmenar (2-0), con goles de Pedro y Malavé. De esta forma, el equipo entrenado por Borja Fernández-Blanco empata con la permanencia, que marcan los 18 puntos del Rayo Ciudad Alcobendas, aunque los villalbinos estarían en decimoquinto puesto por peor diferencia de goles (-9 frente a -6). En este sentido, el partido que ambos conjuntos disputarán el próximo 12 de febrero se antoja decisivo en el inicio de la segunda vuelta. Cabe recordar que el CUC Villalba se impuso en la primera vuelta con un cómodo 3-0. Antes, el equipo serrano tendrá que solventar un complicado partido ante el Coslada -segundo de la categoría-, el 5 de febrero en la Ciudad Deportiva.

El CUC Villalba logró este domingo su cuarta victoria consecutiva, imponiéndose al colista de Preferente, Siete Picos Colmenar (2-0), con goles de Pedro y Malavé. De esta forma, el equipo entrenado por Borja Fernández-Blanco empata con la permanencia, que marcan los 18 puntos del Rayo Ciudad Alcobendas, aunque los villalbinos estarían en decimoquinto puesto por peor diferencia de goles (-9 frente a -6). En este sentido, el partido que ambos conjuntos disputarán el próximo 12 de febrero se antoja decisivo en el inicio de la segunda vuelta. Cabe recordar que el CUC Villalba se impuso en la primera vuelta con un cómodo 3-0. Antes, el equipo serrano tendrá que solventar un complicado partido ante el Coslada -segundo de la categoría-, el 5 de febrero en la Ciudad Deportiva.

CUCVillalba01

Este cuarto triunfo consecutivo viene a certificar la mejoría experimentada por el CUC Villalba en las últimas semanas, de la que dábamos cuenta en la última edición en papel de “Aquí en la Sierra”, con un amplio artículo en el que se abordaba también la situación del club tras la última Asamblea. Reproducimos el texto a continuación:

El CUC Villalba y su difícil camino hacia la estabilidad

“Toca remar uno o dos años más”. La frase del presidente, Juan Antonio Muñoz, pronunciada en la última Asamblea Ordinaria del CUC Villalba y referida al estado de la deuda y sus consecuencias a medio y largo plazo, mantiene la incertidumbre sobre el futuro de una entidad que sigue malherida tras el choque frontal con la empresa Futsmile, su antigua gestora, a la que despidió a finales de 2015 de forma unilateral, tras un cruce de acusaciones de mala gestión que aún hoy mantiene a ambas partes a la espera de una sentencia judicial. Ese litigio y el maltrecho estado de unas cuentas metidas en números rojos ya desde antes de la llegada de la empresa –lo que motivó su contratación-, atenazan a un club que lucha por no caer a Primera Regional cuarto de siglo después con el menor presupuesto desde el cambio de pesetas a euros, de acuerdo con los números presentados en la Asamblea. De ellos se deriva que el CUC Villalba intenta sobrevivir en Preferente con unos gastos de plantilla de 33.359 euros, la mitad   que la temporada anterior, una cifra propia de categorías inferiores que no permite remunerar a los jugadores, más allá de una pequeña prima por partido ganado.

Duro plan de ajuste

La situación expuesta en la Asamblea incide en la idea que ya se transmitió a los socios aquella mañana de septiembre de 2015, en la que el CUC Villalba,  tras el plante de casi toda su plantilla, no pudo comparecer para jugar su partido de Tercera División ante el Móstoles URJC: lo primero es atajar la deuda y después tratar de subsistir en lo deportivo. Para ese objetivo, y con independencia de lo que suceda en el juicio con Futsmile, el presidente transmitió noticias alentadoras: “Ha sido un año muy complicado, pero el tema económico está enderezado y el tema judicial, encauzado”, sentenció. Juan Antonio Muñoz explicó que el club se vio obligado a realizar “una contabilidad nueva, a partir del 28 de septiembre de 2015”, y en base a ella se ha procedido a actualizar la deuda y a elaborar el presupuesto de la temporada en curso, el más restrictivo al menos en lo que va de siglo. El CUC Villalba prevé gastar sólo 106.000 euros, ingresar 145.690 y destinar los casi 40.000 euros de superávit a la amortización de la deuda, que quedaría reducida a final de temporada a 26.500 euros. Una cantidad casi insignificante si se la compara con los casi 200.000 euros de agujero declarado hace tres años, cuando las sentencias desfavorables en los juicios con los ex jugadores, Marcos Sequeiros y Gustavo de la Parra –tema arrastrado desde 2008-, propiciaron el embargo de las cuentas y dejaron al club al borde de la desaparición.

Borja y presidente PREMIO (1)
El presidente del club, Juan Antonio Muñoz, con el entrenador del primer equipo, Borja Fernández-Blanco

La reducción de la deuda a esa cifra más asumible ha necesitado de un duro plan de ajuste que se sigue cobrando una considerable factura en el plano deportivo: la reducción del coste de la primera plantilla, de los 66.000 euros de la temporada pasada a los 33.000 de la actual, o la imposibilidad de federar un equipo filial que dé salida a las decenas de jugadores juveniles del club que este año saltarán a la categoría sénior, son sólo unos ejemplos. Por supuesto, detrás de ello está el balance económico del ejercicio 2015/2016, saldado con un déficit cercano a los 32.000 euros. En él, el CUC Villalba contabilizó unos ingresos de 127.475 euros y unos gastos de 159.000, balance negativo que, siempre según el club, se debió a que la empresa Futsmile dejó sin ingresar en las arcas algo más de 48.000 euros: 36.000 relativos a las cuotas del fútbol base, y algo más de 12.000 euros correspondientes a los socios y a la organización de un campus de verano. Sin ese agujero, el CUC Villalba habría cerrado la temporada pasada con 175.973 euros de ingresos, hasta saldarla con un superávit cercano a los 17.000, según los datos hechos públicos en la Asamblea. El presidente explicó a los socios que el CUC Villalba reclama judicialmente a la empresa Futsmile unos 70.000 euros, que incluyen el agujero reseñado de 48.000, más cantidades relacionadas con los costes de abogados, un apartado que ha obligado a pedir una línea de crédito que, avalada con los bienes de varios miembros de la directiva, ha servido también para hacer frente a la primera batalla judicial ganada por la empresa gestora: 6.141 euros para indemnizar a los empleados contratados por Futsmile y que fueron despedidos tras el fin unilateral de la relación.

La Asamblea dejó además como incertidumbre añadida la no inclusión en el presupuesto de la subvención municipal, porque, según la directiva, la cantidad sería una incógnita tras la introducción de los nuevos baremos de reparto. Un mes después, el CUC Villalba ya sabe que el Ayuntamiento le ha reducido la cantidad a percibir: de los 16.750 euros del pasado curso, producto de la valoración de la temporada 2014-2015 en Preferente, a los 11.650 aprobados para esta temporada, basados en la documentación aportada sobre la participación en Tercera División Nacional. “Ni siquiera nos cubre los gastos de arbitraje “, lamenta el presidente. Por ese concepto, el CUC Villalba abonó más de 9.000 euros por los 19 partidos de liga jugados en casa –el trío arbitral en Tercera cuesta casi 500-, a lo que hay que sumar lo que se paga por los otros 15 equipos federados.

Jaime Fresno