Valdemorillo manejará 2,9 millones de euros del PRISMA 2016-2019, destinando el 25% a gasto corriente

Valdemorillo ya sabe la cuantía total que le corresponde dentro del Programa de Inversión Regional de la Comunidad de Madrid (PRISMA) para el período 2016/2019. Rondando los 3 millones de euros, la nueva asignación ya tiene, además, porcentajes fijados para su división en gasto corriente y actuaciones, tal como quedó confirmado en el Pleno que reunió a los corporativos en la sesión plenaria de carácter ordinario correspondiente a este mes de septiembre. En concreto, de la suma total ahora confirmada, 2.882.529,91 €, hasta un 25%, el máximo permitido para ello por la Administración autonómica, se destinará íntegramente a financiar gasto corriente, mientras que el resto contribuirá a sufragar el coste de los proyectos que finalmente den contenido al nuevo PRISMA, actuaciones que el ejecutivo valdemorillense estudia concretar en breve.

 

pleno_valdeY, además, también se ha aprobado la fórmula de gestión a seguir, optando por una cofinanciación por parte de las arcas municipales que no superará el 10%, lo que en la práctica equivale a señalar que será la propia Comunidad la que se encargue de gestionar las futuras obras a realizar con cargo a este programa. En este sentido, la alcaldesa, Gema González, explica los motivos que llevan a la opción elegida ya que, como advirtió ante el resto de la Corporación, desde el ejecutivo que preside “consideramos inviable optar por la gestión directa, ya que hay que disponer de un capacidad económica que no tenemos gracias a las deudas que nos dejó el anterior gobierno local, como la de los 5,4 millones de euros de Afar-4”.

A este respecto, la regidora indicó que la gestión directa por parte del Ayuntamiento implicaría:

  • Un porcentaje doblemente mayor (20%) a consignar por parte de Consistorio
  • La Comunidad de Madrid aportaría el 50% a la firma del contrato y la otra mitad al final, una vez recepcionadas las obras, “lo cual supone poder disponer de la capacidad económica suficiente para hacer frente al pago de las certificaciones según se vayan produciendo”.
  • Costes de gestión que podrían resultar bastante más elevados del 5% que le suponen a la Comunidad de Madrid en cuatro años. “Y todo ello sin contar los sobrecostes que se puedan producir, así como los problemas que se pudieran llegar a registrar durante el proceso de ejecución”, subrayó.

Por todo ello, como apunta González, la alternativa ratificada en Pleno “nos reporta tranquilidad y seguridad”, de modo que las propuestas que finalmente salgan adelante a cuenta de este programa de inversiones “sean una realidad en los plazos barajados”.