Patrimonio Nacional pide dos informes antes de proceder a la exhumación de los restos de los hermanos Manuel y Ramiro Lapeña en el Valle de los Caídos

valle-caidos-800x445

Tras la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Lorenzo de El Escorial que el pasado mes de mayo ordenaba la primera exhumación por la vía civil en el Valle de los Caídos (en concreto de los restos de Manuel y Antonio Ramiro Lapeña, fusilados en Calatayud en 1936), Patrimonio Nacional puso de manifiesto su intención de “cumplir escrupulosamente” lo que determinase el juzgado cuando el auto fuese firme.

Ahora, después de que ha llegado de pertinente notificación, Patrimonio reclama dos informes antes de proceder a la exhumación, lo que ha llevado al abogado de la familia Lapeña a decir que el citado organismo “está dilatando la aplicación de una sentencia firme”.

RamiroManuelLapeña

“En un primer momento Patrimonio aportó un informe que afirmaba que no se podía exhumar en el complejo. Después, se negó a acatar la sentencia y reclamó la firmeza de la decisión judicial. “Ahora nos encontramos que dicen que dan luz verde a la exhumación, pero han pedido dos informes más”, lamentó el abogado Eduardo Ranz, según recoge el diario ‘El País’. Concretamente, Patrimonio ha solicitado un informe técnico al Consejo Médico Forense, órgano consultivo del Ministerio de Justicia -con el fin de determinar los procedimientos más adecuados para la localización, identificación y traslado de los restos-, y otro al Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, de Zaragoza, para conocer en detalle el estado de las galerías de la cripta del Valle de los Caídos donde se encuentran los restos, así como la viabilidad para acceder a los columbarios.

El juez José Manuel Delgado estableció que los hermanos Manuel y Ramiro Lapeña Altabás fueron fusilados “extrajudicialmente -no existe sentencia de muerte ni proceso en ningún lado- e inhumadas en una fosa común de la localidad aragonesa de Calatayud”. Esos dos cadáveres, prosigue la resolución, “fueron trasladados también ilegalmente desde ese municipio hasta Cuelgamuros por orden del régimen de Franco en la década de los 50 del siglo XX”.