Valdemorillo muestra su “más honda tristeza” por la muerte del torero segoviano Víctor Barrio, triunfador en las ferias de 2011 y 2015

victorbarrio02
Víctor Barrio, con el trofeo de la Chimenea de Platino

El Ayuntamiento de Valdemorillo ha expresado su más honda conmoción y tristeza por la pérdida de Víctor Bario, corneado mortalmente en la tarde de este sábado mientras lidiaba al primero de los de su lote de Los Maños en la Feria del Ángel de Teruel. Consciente especialmente del gran respeto y cariño que siempre mostró el joven diestro por Valdemorillo, logrando salir doblemente triunfador de este coso de La Candelaria, primero como novillero y en 2015 como el mejor matador de la Feria de San Blas, el Consistorio quiere unirse así al dolor por tan fatal desenlace, haciendo público su reconocimiento a la talla humana y artística de este espada, que este mismo año pisó también el albero de La Candelaria, llevándose otra oreja en el arranque de temporada.

Barrio lidiando a 'Cachondito'
El diestro segoviano, lidiando a ‘Cachondito’ en la feria de San Blas de 2015

Fue en febrero de 2011 cuando un decidido Víctor Barrio abrió puerta grande para alzarse con la Chimenea de Oro, galardón con el que este municipio premia al mejor entre los novilleros. Cuatro años después, emocionado por todo lo que representaba el momento, el diestro segoviano volvió a cosechar la ovación del respetable y el triunfo en forma, esta vez de Platino, tras su sobresaliente actuación en la corrida en la que se midió a los de Cebada Gago, llegando a protagonizar con el sexto de aquella tarde una faena enfibrada, trazada con relajo, templando, que prendió en el tendido hasta levantar al público con su toreo puro y entregado, “toreo del bueno, del que se gesta con sentimiento en a cada lance, a cada tercio”, como se recogió en las crónicas. Aquel decisivo 8 de febrero le abrió las puertas de Madrid y de otras plazas, marcando el inicio de una nueva etapa en su andadura taurina.

Recordando así el modo en que Víctor Barrio hizo valer el figurar en los carteles de Valdemorillo, y también su trato cercano y amable, así como la gratitud que continuamente mostraba por lo “mucho” que le dio el anunciarse y torear en esta plaza, la alcaldesa, Gema González, en nombre de la Corporación municipal y de esta población, quiere transmitir sus más sinceras condolencias a la viuda y demás familiares, a los compañeros de cuadrilla y a los amigos y aficionados que seguían al torero, lamentando profundamente su desaparición. Mostrándoles la cercanía del Ayuntamiento en estos difíciles momentos, se envió también una corona a la capilla ardiente en Sepúlveda.