Siete décadas entre Jijona y San Lorenzo de El Escorial: ‘Los Valencianos’, la heladería más antigua de Madrid

Chocolate, turrón, stracciatella, frambuesa, leche merengada, dulce de leche, cheesecake, yogur, málaga… El verano es tiempo de helados, horchata y limón granizado; y los helados en San Lorenzo de El Escorial están asociados a un nombre desde hace más de siete décadas: Los Valencianos. “Cada año salen de Jijona unas 500 familias por toda España, y eso fue lo que hicieron mis abuelos, Lázaro y Teresa, hace casi 75 años; empezaron en Segovia, pero pronto se vinieron aquí, porque ésta era entonces una de las principales zonas de veraneo de Madrid”, explica Marcos Cebrián Verdú, heladero ya de tercera generación.

heladeros04Desde aquel 1942 han cambiado muchas cosas, empezando por el adiós al kiosco de la plaza de la Cruz; tampoco están ya los carritos que formaban parte del paisaje en el entorno del Monasterio, tanto en los Canapés como frente al Patio de Reyes, de manera que ahora Los Valencianos se centran en su terraza -este año ampliada- de la calle Juan de Leyva, además de mantener el obrador en la calle Duque de Medinaceli (“durante el verano lo utilizo casi como servicio rápido, porque ya sabemos lo complicado que es el tema del aparcamiento en el pueblo, así que la gente para, lo coge y se lo lleva a casa”). Hace décadas, recuerda Cebrián, los helados se hacían “picando hielo, echando un poco de sal para darle fuerza y removiendo en la heladera”. Ahora las temperaturas de pasteurización y enfriamiento están muy marcadas, además de que todo el material es de acero inoxidable, “pero el proceso realmente es el mismo y sigue siendo artesanal”.

Los Valencianos -que también están presentes en El Escorial y Guadarrama, además de en numerosos establecimientos de hostelería- vienen de Alicante, pero sus protagonistas son a día de hoy tan jijonencos como gurriatos. “Yo estoy censado en San Lorenzo y soy el primero que se considera de aquí. Hoy por hoy creo que seremos la heladería artesana más antigua de la Comunidad de Madrid, porque las que había en la capital han ido cerrando prácticamente todas. Quitando alguna que tendrá unos 40 años, el resto son más modernas y siguen las nuevas tendencias del yogur helado y los siropes”.

heladeros05

helado

valencianos

“Pasamos aquí más de medio año, entre siete y ocho meses, porque también venimos unas semanas antes de Navidad con el tema del turrón. Aunque quisiéramos estar todo el año, al final es prácticamente imposible, porque en España no hay costumbre de tomar helado en invierno. De hecho, somos uno de los países europeos que menos helados consume por persona, y eso a pesar de que tenemos el mejor tiempo posible”. En cifras, el consumo medio en nuestro país es de 6,5 litros, muy por debajo de los 12 de Suecia o Finlandia, y casi cuatro veces menos que los 24 de Estados Unidos. “Nosotros llegamos siempre para la Semana Santa, antes del Domingo de Ramos, y estamos hasta octubre. También es verdad que una vez que empieza el colegio parece que la gente cambia el chip y, aunque haga buen tiempo, el consumo disminuye”, señala Marcos Cebrián, quien apunta que sus sabores preferidos son el chocolate y el marrón-glacé, un delicioso helado a base de castañas.

“Cuando hace calor, lo que más se venden son los líquidos, horchata y limón granizado; y si no, los helados. Con las nuevas tendencias podríamos tener una infinidad de variedades, pero al final los que más se consumen son los clásicos: chocolate, stracciatella, turrón, vanilla, limón… Todos los años vamos probando cosas nuevas, y los que vemos que funcionan se mantienen; ahora se lleva añadir galletas, como las oreo”.

Tres generaciones de heladeros que ya forman parte de la historia reciente de San Lorenzo de El Escorial: vecinos que esperan ese Domingo de Ramos para tomarse el primer helado de la temporada, otros que vienen expresamente desde Madrid para buscar su sabor favorito e incluso un cliente, termina Marcos Cebrián, “que se lleva la horchata congelada a París dos o tres veces al año”.

heladero06