Música sacra este sábado en el Real Coliseo de San Lorenzo de El Escorial para conmemorar el tricentenario de Carlos III

El Real Coliseo de San Lorenzo de El Escorial ofrece este fin de semana un concierto de música sacra para conmemorar el tricentenario del nacimiento de Carlos III (1716-1788), monarca que precisamente da nombre a este espacio cultural. El sábado 21 de mayo, a las 20 horas, está programado este concierto conmemorativo que, a cargo de la soprano Marta Almajano, acompañada de solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla, nos ofrece las piezas más significativas de la música sacra de la época, con obras de Domenico Scarlatti, Antonio Caldara o Georg Friedrich Händel, en este escenario de San Lorenzo de El Escorial.

El Real Coliseo de San Lorenzo de El Escorial ofrece este fin de semana un concierto de música sacra para conmemorar el tricentenario del nacimiento de Carlos III (1716-1788), monarca que precisamente da nombre a este espacio cultural. El sábado 21 de mayo, a las 20 horas, está programado este concierto conmemorativo que, a cargo de la soprano Marta Almajano, acompañada de solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla, nos ofrece las piezas más significativas de la música sacra de la época, con obras de Domenico Scarlatti, Antonio Caldara o Georg Friedrich Händel, en este escenario de San Lorenzo de El Escorial.

mayo2016_5
Se trata de una oportunidad única para disfrutar del repertorio que nos ofrece la solista zaragozana, cuya carrera artística la ha llevado por festivales y salas de conciertos de todo el mundo, y de la Orquesta Barroca de Sevilla, que con más de veinte años de trayectoria es una de las agrupaciones españolas más representativas de la interpretación de la música antigua con criterios historicistas, y que en 2011 fue galardonada con el Premio Nacional de Música.

Teatro en Torrelodones

Por otra parte, en el Teatro Bulevar de Torrelodones se pone en escena este viernes, a las 20 horas, “Bajo terapia”, una obra en la que tres parejas invitadas a participar de un aparente sano esparcimiento terapéutico darán rienda suelta a confesiones, reclamos, verdades y mentiras.