El Festival Folkarria se cierra con un gran éxito de público en su primera edición en Valdemorillo

DSC_0199

Valdemorillo vivió este fin de semana cantando y, sobre todo, bailando, “ese lenguaje eterno que habla de quiénes somos, cómo somos y, sobre todo, de cómo queremos ser”. En estos términos presentaba Fernando Íñiguez  “Folkarria”, la gran cita internacional con el folk que durante tres intensos días reunió a un gran número de participantes, franceses, italianos, portugueses y belgas, pero también a tantos otros músicos y bailarines llegados de muchos otros puntos, haciendo de este municipio el mejor de los escenarios para el encuentro y el intercambio cultural. Llenando de alegría cada uno de sus muchos momentos, este “importante evento, capaz de elevar la autoestima cultural del pueblo”, se tradujo en una auténtica espiral de diversión, un continuo torrente de música tradicional que hizo que la pista del Pabellón de Fiestas y también de la carpa instalada junto a la plaza de toros, e incluso alguna de las aulas de la Giralt Laporta, acogieran los imparables pasos de las danzas europea más tradicionales.

DSC_0056

El público de Folkarria no paró de bailar y de seguir con interés cada una de las propuestas. Desde los primeros compases a cargo de los bretones Bodros/Badeau a los ricos matices que atesora la música de Martina quiere bailar, El Náan, con sus sones castellanos, el divertido repertorio de Accordzéâm o las enérgicas melodías de Mister Klof. No menos sorprendentes y aplaudidas fueron las actuaciones de los grupos nóveles a concurso, com  Les Bottines Artistiques, Le Matrioske y String Fling. Finalmente, el triunfo fue para los primeros, el dúo formado por Guus y Pavel. Así lo decidió el jurado, integrado por tres periodistas, Sonia Frías, Javier Monteagudo y el ya citado Íñiguez.

Y además, talleres, charlas y otras actividades en las que Valdemorillo se llenó de alumnos “de los que enseñan con su maestría, contribuyendo a elevar aún más los ecos y el valor de este sonido de la tradición que lo es también del corazón”.

Porque el folk hizo vivir y disfrutar la música, rubricando la apuesta que entraña el convertir a esta localidad en sede de la gran cita surgida años atrás en la Alcarria. Un cambio que quiso aplaudir y destacar la alcaldesa en su saludo a cuantos han seguido hora a hora este festival, que la organización ha tildado ya como “muy positivo”.

Y aunque la lluvia dificultó el desarrollo de otra de las muchas actividades incluidas en el amplio programa de Folkarria, su mercado artesano y ecológico, realmente el pueblo se llenó, llegándose incluso a alojar a 160 personas en el polideportivo municipal y sumando, además, la hospitalidad de varias familias de la localidad.

Si quieres ver más, no te pierdas la galería de imágenes con varias fotografías de este festival.