Guadarrama incorpora la apicultura a su plan de protección natural con la instalación de colmenas en el Monte Pinar

Las abejas han sido siempre uno de los elementos más importantes y determinantes en el equilibrio y la sostenibilidad del medio ambiente, por este motivo, la Concejalía de Medio Ambiente de Guadarrama ha decidido incorporarlas a las iniciativas que forman parte del plan para la defensa y protección medioambiental del entorno natural de esta localidad.

Un plan en el que se incluyen diversas medidas de protección medioambiental, entre las que ya, el pasado verano, se comenzó a apostar por las abejas con la aprobación de la Ordenanza Apícola, y que se materializa ahora con la apertura de la licitación para la instalación de las colmenas en el Monte Pinar nº 39.

abejas

La apertura del plazo de solicitud permitirá a los interesados optar a los tres lotes que se han establecido, bien de forma conjunta, o a cualquiera de ellos por separado. Los lotes están organizados en uno de 10 colmenas y dos de 20. Para poder solicitarlos es necesario cumplir las condiciones establecidas en el pliego de prescripciones técnicas publicado por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid.

Cada colmena tendrá un precio de salida de 2,00 euros por año y el contrato se firmará por el aprovechamiento durante 2016 y 2017.

Las proposiciones podrán presentarse hasta las 14:00 horas del lunes 4 de abril de 2016, en el Registro del Ayuntamiento en horario de 9:00 a 14:00 horas, de lunes a viernes, y de 9:00 a 13:00 horas los sábados, o por correo, cumpliendo las exigencias legales para esta forma de presentación.

La instalación de las colmenas se ha regulado de acuerdo con la normativa reguladora de las explotaciones apícolas en Guadarrama en la que se han establecido las condiciones necesarias para mejorar, potenciar y desarrollar las actividades apícolas con plenas garantías sanitarias y de manera armónica, tal y como se establece en el Decreto 35/1985, de 8 de mayo de 1985, de la Comunidad de Madrid y de manera que se garanticen la convivencia pacífica para compatibilizar los intereses de los titulares de las colmenas con los de los vecinos que pudieran verse afectados por dichas actividades, tanto si éstas son estantes o trashumantes, como si se ubican en terrenos particulares o en Monte de Utilidad Pública.

Una normativa que, en Guadarrama, entró en vigor el pasado sábado 18 de julio de 2015, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, y que responde al interés del Ejecutivo por implementar iniciativas que ayuden a mejorar y conservar el patrimonio natural, al tiempo que ofrezcan alternativas de aprovechamiento del medio para los vecinos de la localidad.