La exposición en el Monasterio de San Lorenzo, “pórtico de entrada” a la celebración en España del quinto centenario de la muerte de El Bosco

El pórtico de la celebración en España del quinto centenario de la muerte de Hyeronymus Van Aken Bosch, ‘El Bosco’ (hacia 1450-1516). Así presentó el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, la breve exposición sobre el pintor holandés que se puede visitar en los Salones de Honor del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial hasta el 1 de noviembre. En la muestra, dijo, “sólo hay tres obras de El Bosco y su taller, lo que no quiere decir que no sean importantes”: ‘Cristo coronado de espinas’ (que incluiría un autorretrato), ‘El carro del heno’ (1574) -que se muestra al público tras la minuciosa restauración llevada a cabo por María Teresa y Rocío Dávila- y ‘Cristo camino del Calvario’.

El pórtico de la celebración en España del quinto centenario de la muerte de Hyeronymus Van Aken Bosch, ‘El Bosco’ (hacia 1450-1516). Así presentó el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, la breve exposición sobre el pintor holandés que se puede visitar en los Salones de Honor del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial hasta el 1 de noviembre.  En la muestra, dijo, “sólo hay tres obras de El Bosco y su taller, lo que no quiere decir que no sean importantes”: ‘Cristo coronado de espinas’ (que incluiría un autorretrato), ‘El carro del heno’ (1574) -que se muestra al público tras la minuciosa restauración llevada a cabo por María Teresa y Rocío Dávila- y ‘Cristo camino del Calvario’.

Precisamente esta última solo se podrá contemplar en el Monasterio hasta el mes de mayo, puesto que “irá al Prado en el momento en que se inaugure la exposición” en el museo madrileño, siendo sustituida por dos piezas del círculo del autor de ‘El Jardín de las Delicias’ relacionadas con la serie de ‘Las tentaciones de San Antonio’. Precisamente éste es uno de los tapices con hilos de oro y seda de la Escuela de Bruselas que completan la muestra, de la que también forman parte el ‘Libro de Entregas’ (que refleja la llegada de las obras al conjunto monumental escurialense), un manuscrito del padre José de Sigüenza y un grabado que permite contemplar una de las escasas imágenes del célebre artista flamenco.

El presidente de Patrimonio Nacional subrayó la importancia de la restauración de esta versión de ‘El carro del heno’, asegurando que permitirá “descubrir la gran calidad de la obra”. Después, agradeció la colaboración del Prado y recordó que la colección de Felipe II “está repartida entre ambas instituciones”, añadiendo que las obras del pintor holandés “pertenecen al Real Patronato de San Lorenzo de El Escorial”. En todo caso, se trata de una mera cuestión formal, ya que de las distintas piezas atribuidas a El Bosco, únicamente tres se encuentran actualmente en el Monasterio (las mismas tres que forman parte de la muestra).

bosco5

Por su parte, el director de las Colecciones Reales de Patrimonio, José Luis Díez, reiteró que estábamos ante “el pórtico de la conmemoración de El Bosco”. “El Monasterio debía tener un protagonismo especial, no podía ser de otra manera”, dentro de la política de Patrimonio, aseguró, de “vincular las colecciones con los Reales Sitios”. “No se puede entender la fascinante obra de El Bosco sin visitar este Monasterio para el que fueron adquiridas por Felipe II”, manifestó, para después señalar que esta muestra ha de entenderse como “una experiencia añadida a la gran exposición en el Prado”.

“El contexto artístico más adecuado…”

De alguna manera, dijo, se trataba de “situar las piezas en su contexto”, frase que reabrió la polémica acerca del destino de las obras de Patrimonio Nacional. El presidente de este organismo terció de inmediato para afirmar con rotundidad que “el contexto artístico más adecuado para ver las obras de El Bosco es el Museo del Prado”. “Estuvieron en el Monasterio cuatro siglos, hasta que en 1936 se trasladaron al Prado para protegerlas de la Guerra Civil, y allí se quedaron porque están las principales colecciones de pintura flamenca, si bien es cierto que el origen histórico está ligado a la figura de Felipe II y su entrega al Monasterio”.

bosco2

En cuanto a la verdadera autoría de ciertas piezas, atribuidas recientemente al taller de El Bosco y no estrictamente al propio pintor (en concreto, ‘La mesa de los pecados capitales’), el director de Colecciones Reales afirmó que “todas las obras que salen de este tipo de talleres tienen una intervención armónica entre el maestro y sus ayudantes”. “En la idea y la concepción creativa es en donde está El Bosco, porque además no hay una concepción de autoría individual como ocurre a partir del siglo XIX”, reiteró, para terminar diciendo que en nada cambiaría la calidad e importancia de la obra.

Finalmente, el máximo responsable de Patrimonio, Alfredo Pérez de Armiñán, pasó de puntillas por el informe del Tribunal de Cuentas que, según informaba ‘El País’ este jueves, advertía de irregularidades en la gestión de este organismo. “Es un borrador sometido a todo tipo de modificaciones a la vista de las alegaciones presentadas por Patrimonio”, manifestó el presidente.

La colección de Felipe II en el Monasterio

Felipe II llegó a ser el más importante coleccionista de la obra de El Bosco, reuniendo en el Monasterio un gran número de tablas, procedentes en su mayoría de las colecciones de Felipe de Guevara y Fernando de Toledo, hijo del Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo.

En 1574 llegaron aquí algunas de las piezas más destacadas del artista flamenco, como la versión escurialense del ‘Carro del heno’, ‘La mesa de los pecados capitales’, ‘La adoración de los magos’, ‘Cristo con la cruz a cuestas’ y varias ‘Tentaciones de San Antonio’. En 1593 llegaron otros cuadros, como el tríptico de ‘El Jardín de las Delicias’ o ‘La coronación de espinas’. El contenido satírico y religioso de su pintura fue determinante para que la mayor parte de las obras acabara destinándose, durante el reinado del monarca, al Real Sitio.

En la inauguración de la exposición también estuvieron presentes las conservadoras de Pintura y Tapices de Patrimonio, Carmen García-Frías y Concha Herrero; la gerente de Patrimonio Nacional, Alicia Pastor; y el director del Museo Nacional del Prado, Miguel Zugaza, así como la alcaldesa de San Lorenzo, Blanca Juárez.

bosco4
Fotografías: Rafael Herrero