El Museo de la Leyenda Negra

Artículo de Félix Alonso Soria (Colectivo Rousseau, San Lorenzo de El Escorial)

Lo primero que evidencia la moción del grupo AME (ya parece que no son falangistas) para convertir el Cuartel de Inválidos en un museo es la debilidad del Equipo de Gobierno de San Lorenzo de El Escorial. Políticamente, frente a una moción del partido político Alternativa Municipal Española, formalmente en la oposición, es que hay que confrontar otra mejor y visualizar que es el gobierno el que gobierna y la oposición la que se opone. Si la oposición gana mociones, las placas tectónicas empiezan a moverse.

Vayamos por partes. Tenemos un edificio al que hay que darle una utilidad. Parece que la cultura es un valor que hay que proyectar en nuestro pueblo, pues entonces vayamos a desarrollar ideas para que el edificio tenga una utilidad cultural. Si creemos en la participación, establezcamos mecanismos para, desde luego, tener la iniciativa política. Fracasados los proyectos de un Centro de Estudios Herrerianos (que el PSOE quiso ampliar a la arquitectura moderna), estudiemos alternativas. Desde el lado ideológico de la izquierda a algunos les gustaría  proponer un Centro Cultural Comunitario o, lo que es lo mismo, un centro de irradiación para actividades culturales de los habitantes del pueblo, con exposiciones permanentes de artistas. Esa podría ser una propuesta, pero ahora, además de cuestionar las formas y el método, vamos a plantear una alternativa para el debate y la diversidad.

perez

Hacer un museo sobre la figura de Felipe II, bajo la condición de hijo predilecto del pueblo, no tendría, a mi juicio, ningún atractivo turístico. El Monasterio se lo lleva todo, ese es su museo. Sin embargo, hacer un museo sobre “La Leyenda Negra” tendría atractivos muy sugerentes: todo lo que dio de sí la apología del príncipe D’Orange, las peripecias de Antonio Pérez, y hasta la Inquisición, pasando por Bartolomé de las Casas y hasta las teorías de Gustavo Bueno sobre la metapolítica del imperio.

Este verano, como consecuencia de la ópera ‘Don Carlo’, la universidad hizo un curso sobre la Leyenda Negra. Tuve ocasión de asistir a una conferencia de Joseph Pérez y pude corroborar que el tema era muy dado a maniqueísmos. Un museo que mostrara al público en qué consintió la Leyenda Negra y las consecuencias que derivaron de la misma, con conferencias, una exposición permanente y un centro de estudios, podría tener visitantes alternativos a lo que es la rutina de la ruta oficial de la octava maravilla (al menos así se la llamaba antes).

Félix Alonso Soria  (Colectivo Rousseau)