A favor / En contra.- Los nuevos semáforos de la M-600 a su paso por El Escorial (Cartas de los Lectores)

En contra: “10 semáforos, 600 metros”

“A falta de otra cosa, alguien ha debido pensar que era buena idea sembrar de semáforos la travesía de la M-600 a su paso por El Escorial. Pero no tres, ni cuatro, sino 10 en un tramo de apenas 600 metros, como si se tratase de batir un récord Guinness de señalización semafórica. Un auténtico despropósito para cualquiera que conozca mínimamente este tramo de la carretera. Puede que algún día esto tenga sentido, cuando estén construidas las 500 viviendas pro-yectadas en el Ensanche, aunque esto, me temo, va para largo.

semáforosm600

De momento, los semáforos regulan el paso a ninguna parte: calles de un sector que, salvo una pequeña promoción, está sin construir. Esto no es regular el tráfico, sino el absurdo, porque no tiene ningún sentido que el segundo semáforo se ponga en verde cuando el primero está en rojo. O que se ponga en verde para volver a encontrarse con uno en rojo 200 metros más adelante, sin posibilidad alguna de que un coche se desvíe a una zona todavía desierta, donde en algún momento se abrirá un supermercado.

Puede que tenga más razón de ser el semáforo de la calle Cebadillas, aunque un ‘stop’ tampoco estaba mal. El caso es que nos encontramos a diario con semáforos que se abren y se cierran en un abrir y cerrar de ojos para desesperación de los miles de conductores que a diario atravesamos esta vía. Hace años se habló de la posibilidad de construir una variante de la M-600, como se hizo en Villanueva de la Cañada (o en Galapagar entre la M-505 y la M-510); sólo así tendría sentido esta superpoblación semafórica y hacer de la carretera una calle más del pueblo, pero entre tanto nos encontramos con la peor solución posible, creando un problema donde no lo había”.

Álvaro N. García

A favor: “Más que agradecido”

“Habiendo leído la carta de los lectores del número de octubre, titulada ’10 semáforos, 600 metros’, si me permiten, sería bueno expresar algunas indicaciones:

Como habitante de esa ‘pequeña promoción’ del sector de “El Ensanche” a la que se refiere el artículo, estoy más que agradecido por la instalación de esos nuevos pasos de peatones y semáforos. Antes de su puesta en funcionamiento, los peatones teníamos que desplazarnos esos casi “600 metros” para poder cruzar por un paso de peatones sin jugarnos la vida, ya que algunos conductores parecen no recordar que, en tramos urbanos, la velocidad no puede superar los 50 kilómetros por hora. Además, cuando pretendíamos entrar al sector en vehículo, se producían situaciones peligrosas al estar parado con el automóvil en medio de la carretera en un tramo con cierta curvatura.

Por otra parte, no sólo las 44 familias de ese nuevo sector usamos las nuevas infraestructuras. En la calle Cebadillas existen otras viviendas, negocios y la zona es frecuentemente visitada por excursionistas, ciclistas, personas de la tercera edad y familias, ya que la zona conecta con vías pecuarias y caminos y, al ser muy llana, es apta para agradables paseos y para el uso de bicicletas infantiles.

Por último, indicar que parece que está pendiente el ajuste y sincronización del tiempo entre semáforos para reducir las esperas y que está planeado que la Comunidad de Madrid realice las obras de circunvalación del sector, lo cual alejará una gran parte del grueso del tráfico en la zona y transformará este tramo en una vía más urbana, en la que la velocidad de los vehículos estará más supeditada a la presencia de peatones”.

David Mingot