El Hospital General de Villalba celebra el martes su décimo Maratón de Donación de Sangre

En una sociedad en la que parece el tiempo es el recurso más valioso y que a menudo se tilda de egoísta, mucha gente demuestra que regalando tan sólo 15 ó 20 minutos de su jornada puede hacer el mayor acto de generosidad para muchas personas. Así lo llevan haciendo el más de un centenar de voluntarios que en cada maratón de donación de sangre realizado en el Hospital General de Villalba, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha ido batiendo récords de participación en los últimos años. El último de ellos, que superó las 160 donaciones, puso muy alto el listón a superar el próximo martes, día 18, jornada en la que, de 8:00 a 20:00 horas, se celebrará el X Maratón de Donación de Sangre del centro hospitalario.

boom

Y es que, si se tienen entre 18 y 65 años (o incluso más, si se donante habitual y se cuenta con un informe médico que lo autorice), un peso superior a los 50 kilos y no se padece ni se ha padecido ninguna enfermedad transmisible por vía sanguínea, en apenas un cuarto de hora, y en un proceso extremadamente seguro y protocolizado, se pueden donar aproximadamente 450cc de sangre con múltiples utilidades para muchas personas que dependen de este acto altruista.

Además, contrariamente a lo que suele creerse y a lo requerido en las analíticas habituales, para donar no sólo no es necesario estar en ayunas, sino que se debe haber comido previamente -de hecho, durante la extracción y tras la misma siempre se ofrece al donante un pequeño refrigerio- y, eso sí, no debe haberse donado en las últimas ocho semanas, pudiendo hacerlo hasta tres veces al año en el caso de las mujeres, y una más en el de los hombres.

“La sangre no puede crearse artificialmente, por lo que toda la que se necesita en los centros sanitarios viene del carácter altruista de los donantes”, explican el Dr. Rafael Martos, jefe  del Servicio de Hematología y Hemoterapia del hospital, y la Dra. María Yuste, médico adjunto del mismo servicio, ambos responsables de la puesta en marcha de la iniciativa, recordando que existen a diario multitud de cirugías, procedimientos médicos y tratamientos de diversas patologías que requieren soporte con componentes sanguíneos para evitar complicaciones fatales. “Esta demanda es constante y creciente, por lo que solo y exclusivamente con la generosidad de los donantes se obtienen los recursos necesarios”, asevera.

Un proceso rápido, sencillo y seguro

El proceso se caracteriza por su rapidez, sencillez y seguridad. Así, tras realizarle un breve reconocimiento médico previo, que consiste en cumplimentar un pequeño formulario en una entrevista personal y privada, la toma de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca y la determinación de la hemoglobina capilar, se valorará si el voluntario es apto para la donación y se procederá a la misma, durante la cual siempre se estará acompañado de personal sanitario.

doctores

Antes, se identificará la bolsa, los tubos de analítica y el cuestionario con un mismo número y código de barras, único y personal, para identificar cada proceso y, una vez se extrae la sangre, siempre con material estéril y de un solo uso, ésta es preparada por el personal sanitario para su transporte al Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, donde se analiza antes de ser enviada a los diferentes hospitales. En este proceso, además, a todos los donantes se les realizan serologías de las principales enfermedades infecciosas, cuyos resultados comunica el Centro de Transfusión por correo postal al voluntario en aproximadamente mes y medio, por lo que aporta información adicional y tranquilidad al donante.

Este gesto de generosidad, único e insustituible, tiene múltiples utilidades gracias a los diferentes componentes en los que se fraccionan las unidades de sangre (plasma, plaquetas, hematíes…), tal y como explica el Dr. Martos, que anima a todo el que cumpla los criterios de donación a participar el próximo martes en el maratón de donación, ayudando así a las muchas personas que la necesitan, porque, apostilla, “todos los grupos sanguíneos son necesarios”.