Saturnino Fernández, más de 20 años ayudando en la poda y limpieza de Galapagar

Conocido por todos por ser el vecino de Galapagar más comprometido con el medio ambiente, Saturnino Fernández Vallejo es el mejor ejemplo de civismo por su cuidado del entorno. El 7 de agosto cumplirá 90 años, pero cada mañana se levanta temprano para comenzar su ruta por las calles Delicias, Mirador o Brisas, donde realiza la poda y la limpieza de encinas y fresnos de manera totalmente desinteresada y voluntaria. Hasta abril del 2017 lo hacía él solo, pero ahora un trabajador del personal municipal de la Concejalía de Medio Ambiente le acompaña más allá del casco urbano.

Conocido por todos por ser el vecino de Galapagar más comprometido con el medio ambiente, Saturnino Fernández Vallejo es el mejor ejemplo de civismo por su cuidado del entorno. El 7 de agosto cumplirá 90 años, pero cada mañana se levanta temprano para comenzar su ruta por las calles Delicias, Mirador o Brisas, donde realiza la poda y la limpieza de encinas y fresnos de manera totalmente desinteresada y voluntaria. Hasta abril del 2017 lo hacía él solo, pero ahora un trabajador del personal municipal de la Concejalía de Medio Ambiente le acompaña más allá del casco urbano.

saturnino

Con sus propias tijeras de podar, lleva más de 20 años recorriendo las vías pecuarias de Navatornera, Casa Patata o Colonia las Cuestas, para continuar por Los Camochos o La Torrecilla; sin olvidar las zonas de Los Cañales y El Barrizal. Desde el mes de septiembre hasta finales de abril se encarga de dar forma al arbolado de estas zonas, así como la limpieza de los campos. Por último, ha mantenido, tanto de poda como de limpieza, la zona rústica del parque que lleva su nombre, ubicado en la calle Picasso (La Navata).

Precisamente, el alcalde de Galapagar, Daniel Pérez Muñoz, el concejal de Medio Ambiente, Ángel Camacho y personal del Consistorio, han visitado junto a Saturnino este parque para conocer de cerca el trabajo realizado por él durante los últimos meses. El Consistorio es consciente de que el ejemplo de Saturnino es difícil de seguir, no obstante, recuerda a todos los vecinos que “igual de importante es cuidar y respetar lo que es de todos, en este caso un entorno natural privilegiado y con un gran valor medioambiental como es el de Galapagar”.