La Comunidad impulsa la investigación ambiental en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama

La Comunidad de Madrid impulsa la investigación ambiental en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, como hoy ha destacado el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, en su visita a este espacio natural, el segundo Parque Nacional más visitado del país –tras el del Teide– con 2,7 millones de visitantes el año pasado. Izquierdo ha recorrido las instalaciones del Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación del Parque Nacional, en Rascafría, donde ha remarcado “la consolidación de este centro de referencia para la investigación aplicada a los desafíos de la gestión del Parque Nacional”, principalmente en la vertiente madrileña.

171A3542

La Comunidad de Madrid impulsa la investigación ambiental en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, como hoy ha destacado el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, en su visita a este espacio natural, el segundo Parque Nacional más visitado del país –tras el del Teide– con 2,7 millones de visitantes el año pasado. Izquierdo ha recorrido las instalaciones del Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación del Parque Nacional, en Rascafría, donde ha remarcado “la consolidación de este centro de referencia para la investigación aplicada a los desafíos de la gestión del Parque Nacional”, principalmente en la vertiente madrileña.

Este Centro de Investigación trabaja en la coordinación y apoyo a proyectos de investigación a nivel nacional; apoya a la dirección del Parque Nacional en la gestión, el seguimiento ambiental y el análisis de indicadores; o centraliza los datos ambientales, cartográficos y los fondos documentales, siempre en permanente contacto con otros centros de investigación y universidades.

171A3631El consejero también ha visitado las instalaciones del Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama, “un centro de una alta referencia en la investigación de enfermedades emergentes de anfibios”, ha señalado, al ser de los más punteros del mundo. Los anfibios son los vertebrados más amenazados del planeta, y su declive se vincula principalmente a las enfermedades infecciosas y al cambio climático. Por ello, la Comunidad de Madrid mantiene desde hace 18 años con el Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC una línea de trabajo sobre anfibios en los hábitats de la alta montaña que está dando importantes frutos.

“Se trata de una colaboración cuyo objetivo principal es el de recuperar poblaciones de anfibios de la Sierra de Guadarrama afectadas por una enfermedad fúngica con efectos devastadores para este grupo: la quitridiomicosis”, ha detallado el consejero. Desde que se detectó esta enfermedad se ha estudiado su dinámica, y fruto de estas investigaciones se han generado técnicas de mitigación pioneras.

Este proyecto de colaboración, “el más ambicioso en materia de anfibios en toda Europa” –ha subrayado–, se centra en dos líneas de actuación: la mitigación en lagunas permanentes del Macizo de Peñalara y la reintroducción del sapo partero en la Sierra de Guadarrama. En este sentido, el consejero ha avanzado que próximamente se reintroducirá este anfibio (tanto en fase larvaria como ya metamorfoseados) en charcas previamente tratadas para evaluar qué estadio de desarrollo es más adecuado para fijar nuevas poblaciones.

 

Seguimiento de la población de buitre negro

Izquierdo ha visitado también el Centro de Visitantes del Valle del Paular, donde la Comunidad lleva a cabo un importante programa de seguimiento a escala europea del buitre negro, que se encuentra en peligro de extinción. El buitre negro se encuentra en situación vulnerable en nuestro país, pese a contar con el 90 por ciento de la población europea.

En la región se asientan varias poblaciones, especialmente una gran colonia en el valle del Lozoya, de las más importantes del continente. La Comunidad, por ello, lleva a cabo un importante seguimiento del buitre negro desde hace 27 años, al constituir una base para la expansión de ejemplares hacia otras áreas del norte y este del país.

El consejero ha conocido de primera mano el programa de seguimiento del buitre negro, que incluye seguir, a través una webcam, su día a día, en colaboración con la ONG SEO/Birdlife. “Con estas retransmisiones cualquier usuario puede disfrutar del cortejo de la pareja, de la puesta e incubación o de la crianza de un nuevo ejemplar”, ha destacado Izquierdo, que ha presenciado a través de las cámaras el anillamiento de un pollo de esta especie.

A su juicio, esta retransmisión –que la pasada campaña recibió más de 184.000 visitas– permite “concienciar a todas las personas sobre la importancia de proteger a la especie y los espacios naturales que le sirven de refugio, como el Parque Nacional”. El consejero ha desvelado, además, el nombre más votado por los seguidores de las webcamb del buitre negro y del águila calzada, y con los que se bautizará a dos nuevos polluelos: Abanto y Nube, respectivamente.