El Hospital de Villalba colabora con la Carrera Solidaria Las Dehesas de Alpedrete para apoyar el “deporte para todos”

En línea con su política de promoción de hábitos de vida saludables como el deporte, de defensa de su práctica en el entorno de la naturaleza y de apoyo a los colectivos más desfavorecidos, y dentro de su estrategia de inclusión del paciente con discapacidad y necesidades especiales, el Hospital General de Villalba, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha colaborado con la quinta Carrera Solidaria Las Dehesas Alpedrete, organizada por la Sociedad Española de Montañismo y Escalada para Discapacitados (SEMED), grupo de montaña de la Fundación Española de Montañismo y Deportes Adaptados para Discapacitados (FEMAD).

En línea con su política de promoción de hábitos de vida saludables como el deporte, de defensa de su práctica en el entorno de la naturaleza y de apoyo a los colectivos más desfavorecidos, y dentro de su estrategia de inclusión del paciente con discapacidad y necesidades especiales, el Hospital General de Villalba, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha colaborado con la quinta Carrera Solidaria Las Dehesas Alpedrete, organizada por la Sociedad Española de Montañismo y Escalada para Discapacitados (SEMED), grupo de montaña de la Fundación Española de Montañismo y Deportes Adaptados para Discapacitados (FEMAD).

H03

La iniciativa ha tenido una doble finalidad. Por una parte, ha ahondado en su objetivo de apoyar el “deporte para todos”, desarrollando el deporte adaptado y el montañismo en todas sus disciplinas y por todas las discapacidades y personas con disfuncionalidad dependientes en la medida de lo posible y con la mayor seguridad, promoviéndolo de forma periódica como habito de salud y de rehabilitación.

Por otro lado, la carrera ha permitido apadrinar a niños en zonas de montaña en las que, por motivos de desastres naturales, la población necesita ayudas para el desarrollo. Nepal y Ecuador son los países en los que la SEMED ya tiene menores apadrinados gracias a ediciones anteriores de esta prueba y a la que acaba de celebrarse.

De hecho, el dinero recaudado con el importe de las inscripciones a la carrera se invertirá íntegramente en la subvención de las actividades deportivas en montañismo por personas con necesidades especiales de la FEMAD, así como en las citadas acciones de apadrinamiento.

200 inscritos a una carrera semiurbana con dos modalidades

Como en años precedentes, la carrera semiurbana con recorrido mixto entre calles de Alpedrete y camino rural, contempló dos recorridos, de 4 y 10 kilómetros, y transcurrió, con salida y llegada a la Biblioteca Casa de Cultura de Alpedrete, desde las 10:00h, aunque la organización, formada por 20 voluntarios de la FEMAD y su grupo de montaña y senderismo SEMED, empezó la jornada tres horas antes, señalizando las calles del pueblo para facilitar a los corredores la identificación del recorrido, y completando así el trabajo del día anterior en la Dehesa de Alpedrete.

La salida de los 200 inscritos, número que duplicó el de la pasada edición, fue puntual y la prueba transcurrió durante el primer kilómetro y medio por las calles del pueblo antes de terminar de desarrollarse por los senderos de Alpedrete y Dehesa.

H01

La organización tenía previstos cuatro controles con voluntarios y avituallamiento energético y abundante líquido, y una patrulla que cerró la carrera e hizo de control de la misma, así como de cualquier incidencia. La seguridad y movilidad de la prueba fue cubierta por la Policía Local y Protección Civil, mientras que en el control de llegada estaban instaladas varias carpas, una de ellas de Protección Civil, y otra de avituallamiento sólido y líquido para la recuperación de los corredores, a la que terminaron de ayudar un grupo de fisioterapeutas.

Los corredores, entre los que participaron tanto personas con disfuncionalidades y necesidades especiales como sin ellas, hicieron tiempos muy buenos en ambas modalidades. Así, en la carrera de 4 kilómetros la categoría Juvenil marcó 17:40 en masculino y 22:33 en femenina, mientras que en Senior se lograron 14:03 y 18:46, respectivamente, y en Veteranos 14:58 y 22:51 en masculino y femenino.

Respecto a la prueba de 10 kilómetros, 1:02:23 fue el crono del primer Juvenil masculino (no compitió ninguna mujer en esta categoría), frente al 39:01 y el 44:41 de la categoría Senior, masculina y femenina, y al 44:35 y 57:20, de Veteranos y Veteranas, respectivamente. Por su parte, el corredor con necesidades especiales que antes llegó a la meta lo consiguió en un tiempo de 1:27:04, animado durante todo el recorrido por su mérito, dada su situación de ceguera total, a la que ayudaron dos guías, dirigiéndole con la barra direccional durante toda la carrera.

H03

Además de la elevada afluencia este año de corredores y sus buenos tiempos, la organización ha destacado la numerosa asistencia de público y su participación, animando en diversos puntos del recorrido, meta, entrega de trofeos y sorteo de premios, siguiendo la prueba con expectación y, en general, compartiendo todos los momentos de la jornada que se vivió el domingo en Las Dehesas de Alpedrete.

La SEMED y su Fundación FEMAD han agradecido igualmente el apoyo de las entidades colaboradoras de la iniciativa, entre ellas y de forma especial al Hospital General de Villalba, sin cuyo respaldo “no se podría celebrar esta fiesta del deporte en la naturaleza”.

Y es que, como explican ambas entidades, existe una parte importante de la sociedad española que tiene algún grado de discapacidad y dependencia y, entre sus necesidades, “es muy importante la integración en todos sus ámbitos, laboral y social”. “El deporte al aire libre, en general, favorece la rehabilitación personal y ayuda a estos objetivos -añaden-; concretamente, el deporte adaptado en el medio natural, en todas sus modalidades, puede ayudar a modificar la autoestima personal y a capacitar para el otro objetivo de integración laboral”.

Por eso, la SEMED y FEMAD tienen como finalidad “facilitar el conocimiento y desarrollo deportivo de las personas discapacitadas en todos los aspectos relacionados con la naturaleza, el montañismo y la escalada a través de la formación, la enseñanza, la difusión, la investigación medico deportiva y la cooperación de los profesionales y entidades, con el objetivo de lograr su plena integración y rehabilitación”.