España y el (largo) camino hacia una movilidad sostenible

Conjuntamente con la mentalidad sostenible, en España se van viendo cada vez más cambios sociales orientados a proteger el medio ambiente y promover un aire más limpio. Uno de estos cambios, apoyados por las regulaciones españolas y europeas, es el relacionado con el mundo del motor, concretamente la desaparición progresiva de los coches con motor de combustión en favor de una movilidad más respetuosa.

Conjuntamente con la mentalidad sostenible, en España se van viendo cada vez más cambios sociales orientados a proteger el medio ambiente y promover un aire más limpio. Uno de estos cambios, apoyados por las regulaciones españolas y europeas, es el relacionado con el mundo del motor, concretamente la desaparición progresiva de los coches con motor de combustión en favor de una movilidad más respetuosa.

Para entender el mercado de la e-Movilidad es necesario echar un vistazo al total de automóviles nuevos vendidos en Europa en los últimos años. El análisis de mercado desarrollado por compramostucoche.es ha comparado las matriculaciones de coches híbridos enchufables, híbridos puros y coches eléctricos, con el total de coches vendidos a lo largo de tres años. En países como Austria, los vehículos de energías alternativas han registrado un aumento notable entre 2015 y 2017, con tres veces más vehículos eléctricos. Otros países como Italia, España o Alemania muestran un aumento más moderado, con un promedio entre el 0,3 % y el 0,4 %. Los automóviles de combustión, por su parte, siguen siendo los más populares, con un 99,7 % en el cómputo global de países europeos.

estacionesdecarga

La reducción del nivel de emisiones en Europa tiene tres fechas límite -2020, 2030 y 2050-, y ha sido uno de los principales impulsores en el cambio de motorización, que en España ha afectado principalmente a las ayudas económicas concedidas por el Gobierno para renovar el coche. El antiguo plan PIVE, concebido para rejuvenecer el parque automovilístico sacando de circulación los coches más viejos, ha dado paso a los planes MOVEA y MOVALT, mucho más restrictivos, y que únicamente conceden ayudas del Estado para cambiar el coche a aquellos conductores que opten por modelos híbridos y de batería eléctrica.

A pesar de todo, y echando un vistazo a la sostenibilidad global de los vehículos en Europa, aún existen una serie de inconvenientes. Un ejemplo: la mayoría de fabricantes aún tiene dificultades para producir automóviles eléctricos con eficiencia. El modelo eléctrico Ioniq del fabricante surcoreano Hyundai, por ejemplo, tarda 12 meses en construirse, enviarse y llegar al país de destino, mientras que “supercoches” como los producidos por Tesla han llevado a miles de conductores a cancelar sus reservas del Tesla Model 3 debido a la lista de espera de más de un año que conlleva la producción de este modelo.

Otro obstáculo añadido es la escasa disponibilidad de estaciones de carga. Aunque la red de carga en Europa presenta datos favorables, con un total de 92.728 estaciones, no todas las áreas están cubiertas de manera uniforme a lo largo y ancho del continente, ni resultan accesibles de forma gratuita. En este sentido, los Países Bajos encabezan la lista con un promedio de 191,3 estaciones de carga por cada 100.000 habitantes, mientras que España aún se situaría muy por detrás de estas cifras, con una media de 10,7 estaciones por el mismo segmento poblacional.

Puede consultar la información completa en https://www.compramostucoche.es/magazine/e-movilidad-en-europa/