Las botellas de plástico, protagonistas de la sexta campaña de concienciación de reciclaje de Alpedrete

El sexto capítulo de la campaña del Ayuntamiento de Alpedrete sobre productos de uso diario que pueden ser perjudiciales ambientalmente se refiere a las botellas de plástico, que pueden tardar en degradarse 450 años. Existen muchos tipos de plásticos y cuatro de ellos son los que dominan el mercado. Los PET (tereftalato de polietileno) y el PVC (cloruro de polivinilo) son los que habitualmente se usan para la fabricación de botellas, sobre todo del primero. Una de las características del PET es que los microorganismos no tienen capacidad para atacarlos, lo que explica la dificultad para que se degraden. Además, hay que tener en cuenta que las botellas de plástico al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersas. Enterradas, duran mucho más.

373x280-botellas

El sexto capítulo de la campaña del Ayuntamiento de Alpedrete sobre productos de uso diario que pueden ser perjudiciales ambientalmente se refiere a las botellas de plástico, que pueden tardar en degradarse 450 años. Existen muchos tipos de plásticos y cuatro de ellos son los que dominan el mercado. Los PET (tereftalato de polietileno) y el PVC (cloruro de polivinilo) son los que habitualmente se usan para la fabricación de botellas, sobre todo del primero. Una de las características del PET es que los microorganismos no tienen capacidad para atacarlos, lo que explica la dificultad para que se degraden.  Además, hay que tener en cuenta que las botellas de plástico al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersas. Enterradas, duran mucho más.

Una de las grandes paradojas de las botellas de plástico es la gran cantidad de agua que se consume para fabricarlas, mucha más de la que pueden contener. Se estima, dependiendo de la marca y el tamaño, que fabricar y transportar una botella cuesta el 90% de lo que se paga por ella. Es decir, una botella de agua de 1 litro de capacidad y 1 euro de precio contiene 0,10 euros de agua y 0,90 euros de plástico PET.

Lo cierto es que cada minuto se compran 1 millón de botellas de plástico en todo el mundo. En 2016 se vendieron más de 480.000 millones, y la previsión es que en 2021 esa cifra supere los 583.000 millones. A esa cantidad hay que añadir un problema: la mala gestión del residuo. De todas las botellas de plástico compradas en 2016, menos de la mitad se recogió para su reciclado y solo un 7% de las que se recogieron se convirtió en nuevas botellas. La mayoría acabó en vertederos y océanos. La mala noticia es que el reciclaje del PET supone un altísimo coste energético: el reciclaje mecánico (el más asequible) requiere elevar a temperaturas de 150 a 180ºC el polímero, obteniendo tras ello polímeros de menor calidad debido a sus impurezas. Estas pueden eliminarse con otros métodos de reciclaje más costosos (>280°C).

Para reducir el impacto de las botellas de plástico es aconsejable la reutilización, el uso de botellas de vidrio o acero. Aunque sean más caras, su compensa ambiental y económicamente. Otra manera es pedir en los bares y restaurantes agua del grifo. En este sentido, la Comisión Europea ha anunciado que revisará la legislación para mejorar el acceso y la calidad del agua.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Fans Timmermans, ha asegurado que “la gente tiene que tener confianza plena en que el agua que utilizan para beber, cocinar o preparar té es perfectamente segura” pues un litro de agua cuesta de media 0,002 euros en la UE y si los ciudadanos “confían más” en el suministro de agua frente al agua embotellada se podrían ahorrar 600 millones de euros al año.

Campañas anteriores