“Un verano con Mónica”, primera gran película de Ingmar Bergman, este jueves en San Lorenzo de El Escorial

mónica

San Lorenzo de El Escorial continúa con el ciclo cinematográfico dedicado a Ingmar Bergman con motivo del centenario del nacimiento del director sueco. Este jueves, 21 de junio (19:00 horas en la Casa de Cultura) se proyectará “Un verano con Mónica” (1952). Se trata de uno de sus extraordinarios retratos de mujeres, además de película de cabecera de directores como François Truffaut y Jean-Luc Godard. “La mirada a cámara de Mónica (Harriet Andersson), sostenida en primer plano durante medio minuto, interrogando en silencio al espectador, fue el signo de una ruptura que se prolongaría, justo siete años después, en las miradas a cámara de Jean-Pierre Léaud y Jean Seberg al final de “Los 400 golpes” y “Al final de la escapada”, respectivamente”, señalaba hace años Víctor Erice en “El País”. El ciclo está organizado por el Colectivo Rousseau.

Harry Lund, de 19 años, trabaja en un almacén de vidrio y porcelana. Cerca de allí trabaja Mónica en un almacén de vegetales. Mónica es una chica de 17 años alegre y feliz. Ella empieza una conversación con él al verlo en un café. Después de un tiempo se enamoran. Los dos son hostigados en su empleo por su edad. Mónica abandona su casa después de una discusión con su padre y Harry deja su trabajo después de una discusión con su jefe. Sin nada que los ate a la ciudad, toman el pequeño bote de Harry al archipiélago para pasar unas semanas a solas.
Se trata de una de las primeras grandes películas de Bergman -y la primera estrenada en España-, con unas considerables dosis de sensualidad (para la época) que provocaron no pocos cortes por parte de la censura española. Este largometraje, con un gran éxito de crítica y público en aquellos primeros años 50, es de una belleza desoladora, marcando las pautas de lo que sería el cine del director sueco.