Juzgan a un hombre por tres agresiones sexual presuntamente cometidas en Collado Villalba y Alpedrete

La Audiencia de Madrid está celebrando en el juicio en el que se acusa a Anghel D. de tres delitos de agresión sexual, otros tantos de lesiones y uno de robo con violencia e intimidación, que tuvieron lugar en Collado Villalba y Alpedrete por los que el fiscal pide 29 años de prisión, tal y como aparece en la edición digital de La Vanguardia. El presunto agresor, que ya fue condenado en 2011 a seis años de cárcel por otra violación, ha negado los hechos de los que se le acusa y ha asegurado que las relaciones sexuales que tuvo con las víctimas siempre fueron con consentimiento.

Guardia-Civil-1

La Audiencia de Madrid está celebrando en el juicio en el que se acusa a Anghel D. de tres delitos de agresión sexual, otros tantos de lesiones y uno de robo con violencia e intimidación, que tuvieron lugar en Collado Villalba y Alpedrete por los que el fiscal pide 29 años de prisión, tal y como aparece en la edición digital de La Vanguardia. El presunto agresor, que ya fue condenado en 2011 a seis años de cárcel por otra violación, ha negado los hechos de los que se le acusa y ha asegurado que las relaciones sexuales que tuvo con las víctimas siempre fueron con consentimiento.

Una de las tres mujeres que presuntamente fueron agredidas sexualmente, en distintas fechas, por un hombre en una cabaña en la zona de la sierra madrileña ha dicho en el juicio que tras “arrancarle la ropa” y “darle tres hostias” el pregunto agresor le dijo: “O te callas y te violo, o te mato”. Esta víctima que en su declaración ha precisado que “tiene una incapacidad”, ha señalado que tras encontrarse con el acusado en la Nochebuena de 2016 en una calle de Collado Villalba y decirle éste que se conocían, algo que ella misma ha negado, tomaron algo en un establecimiento.

Allí, ha indicado que el procesado “le tuvo que echar algo en el vaso” y, acto seguido, la llevó hasta la cabaña siempre agarrándola con fuerza y allí “la violó”. Asimismo, ha apuntado que tras abandonar ese establecimiento, le desaparecieron 500 euros que llevaba en su monedero, pero no ha aclarado que fuera el presunto agresor quien se los quitara en la cabaña, tal y como plantea en su escrito de acusación el Ministerio Fiscal.

Otra de las víctimas ha relatado que tras intercambiar el teléfono con él, al día siguiente, 3 de enero de 2017, quedaron para tomar un café, pero poco después se dio cuenta de que se estaban alejando y allí “no había ninguna cafetería”. Una vez en la cabaña, la mujer ha subrayado que, tras amenazarla con un cuchillo, ella “quería salir con vida de allí” y “por miedo” fue cuando “engañó al acusado haciéndole creer que todo estaba bien” y éste la “violó vaginalmente y analmente” y la obligó a hacerle una felación.

Tras esto, el acusado la acompañó a su casa, pero ella aprovechó un despiste cuando recorrían una feria infantil “con mucha gente” para salir corriendo.

La última víctima ha indicado que el 13 de abril de 2015, mientras paseaba al perro por una calle de Alpedrete, el acusado se abalanzó sobre ella y la arrastró con fuerza hasta una zona con hierba que había en los aledaños. “Yo solo le pedía que no me hiciera daño, que se llevase lo que quisiera, pero él me decía que quería otra cosa”. “Yo chillaba y pedía socorro y le decía que no me hiciera nada porque tenía una hija y una vida”, ha relatado la víctima en el juicio.

Acto seguido, ha subrayado que el agresor le “bajó las mallas hasta la mitad del muslo” y, mientras la agarraba y la tenía tumbada en el suelo, se bajo el pantalón y llegó a “tocarle sus partes”. No obstante, la mujer ha explicado que dos vecinas que paseaban por allí pudieron socorrerla, tras lo que el agresor finalmente huyó.

La vista del juicio oral continuará mañana con la declaración de otros testigos y la presentación de las pruebas periciales.