Alpedrete es el primer municipio de la Comunidad de Madrid con un desfibrilador en la vía pública

desfibrilador 2

Alpedrete es el primer municipio de la Comunidad de Madrid que ha instalado un desfibrilador en la vía pública, convirtiéndolo en el primer aparato que presta servicio las 24 horas. Se ha colocado en la Plaza de la Villa junto a otros cinco aparatos repartidos por diferentes dependencias municipales como la Casa de Cultura Asunción Balaguer, el Centro de Juventud, Protección Civil y los dos Centros de Mayores (plaza de la Constitución y Los Negrales), que se unen a los que ya existían en el edificio de la Policía Local y la Ciudad Deportiva.

Su manejo es muy sencillo, conecta directamente con el 112 una vez que se abre y dispone de una señal GPS que indica en todo momento dónde se encuentra; además está vigilado con una cámara. Esta dentro de un maletín en un compartimento de metacrilato estanco que le aisla de la humedad con apertura fácil a través de dos pestañas. Cuando se abre la cabina suena una alarma. El desfibrilador guía al usuario sobre su correcto funcionamiento; también está diseñado para ser utilizado en niños, que necesitarían una descarga es menor.

 

Salvar una vida

desfibrilador 1El alcalde de Alpedrete, Carlos García-Gelabert, ha destacado la importancia de este tipo de acciones como elemento de protección ciudadana. “Una actuación correcta puede salvar una vida”, ha explicado. “La muerte súbita puede ser por dos motivos: por parada cardiaca y por desfibrilación ventricular. La parada cardiaca no la soluciona este aparato pero indica cuándo se tiene que iniciar una maniobra de reanimación cardiopulmonar”. Hay que saber que en España se producen 65 paradas cardio respiratorias por cada 100.000 habitantes, es decir 1 cada 20 minutos. Una actuación adecuada ante una RCP (reanimación cardio pulmonar) duplica o triplica las posibilidades de recuperación.

“El tiempo de reacción es fundamental, tenemos unos pocos minutos para que no haya daño y asegurar la circulación en todo momento, mediante masaje cardiaco y con el aparato solucionar la circulación ventricular, una especie de temblor del corazón que hace contracciones y no puede bombear la sangre”, ha dicho el regidor cuya profesión es médico de Atención Primaria.

“El tema de la cardio protección cada vez se lleva más adelante. Hay una parada cardiaca cada 45 segundos en Europa, unas 20.000 al año, no tienen tanta repercusión como los accidentes de tráfico, pero es un número muy elevado y con los desfibriladores se está bajando al 60 por ciento las muertes súbitas gracias a la reanimación por personal entrenado o no porque el equipo guía paso a paso a cualquier persona sobre lo que hay que hacer; es imposible utilizarlo mal, aunque nos empeñemos”, ha subrayado Ángel Pesquera, de la empresa Emerfor, encargada de los cursos de formación.

 

Sin miedo a utilizar el desfibrilador 

La concejala de Bienestar Social, Igualdad y Salud, María Luz Sancho, ha explicado que no se debe tener miedo a usar el aparato. “Hemos hecho cursos de formación al personal municipal y los vecinos que han querido realizarlo”. Sancho ha agradecido la colaboración de las empresas Emerfor, que ha impartido los cursos, y Philips que ha donado el tótem que sustenta el desfibrilador de la Plaza de la Villa.

Desde el Ayuntamiento se ha llamado al civismo para evitar actos vandálicos en el desfibrilador ubicado en la vía pública, algo muy habitual en municipios de Cataluña, aunque en la Comunidad de Madrid es el primero que se instala en la calle.

En el proyecto ha participado la Obra Social La Caixa con una contribución económica de 8.500 euros en un proyecto con un coste total de 12.200 euros. Natalia Martín Cauce, responsable de la obra social en la zona Noroeste, ha indicado que “estamos abiertos para apoyar cualquier tipo de proyecto para personas vulnerables, asociaciones sin ánimo de lucro, lo que queremos es llegar cada vez a más gente y poder ayudar, y comprometernos con ellos”. Desde esta entidad se está estudiando un proyecto similar para Collado Villalba para llevarla a cabo este año.

La directora de La Caixa en Alpedrete, Esther Sánchez, ha señalado que tras este proyecto “me gustaría hacer un llamamiento para que nadie tenga miedo en venirnos a ver en pedirnos ayuda y plantearnos proyectos en los que podamos participar”.