La víctima de la supuesta violación de dos policías de Estepona es una joven de 18 años de Moralzarzal

La joven que la noche del pasado sábado habría sido agredida sexualmente por dos policías locales de Estepona (Málaga) es una vecina de Moralzarzal de 18 años, según fuentes próximas a la familia. Al parecer, la chica había viajado con dos amigos a Málaga para pasar unos días de vacaciones. La joven denunció el domingo por la mañana que había sido agredida por dos policías, uno de 37 y otro de 38 años.

vista-moralzarzal

La víctima manifestó que viajaba junto a dos amigos en el vehículo de uno de ellos cuando fueron interceptados en un control policial por los dos agentes. En el transcurso de la intervención los policías preguntaron al conductor si había consumido bebidas alcohólicas y ante la contestación afirmativa de este, le indicaron que dejara el vehículo aparcado, pidiéndoles a continuación un taxi para que los trasladara a su domicilio y ofreciéndose a llevarles el coche cuando finalizaran su jornada laboral.

Según el relato de la denunciante, momentos después de que los tres amigos llegaran a su edificio, se personaron los dos agentes en el coche particular de uno de ellos y tras mantener una breve conversación amistosa, propusieron a los jóvenes subir al domicilio, accediendo estos, ya que eran policías. Una vez allí se produjeron los hechos denunciados.

Activado el protocolo para este tipo de casos, se trasladó a la víctima a un centro hospitalario y se recabaron los testimonios de todos los posibles testigos, dando cuenta a la autoridad judicial de todo lo actuado, han manifestado desde la Policía Nacional. Como resultado de todo ello, se procedió por parte de la Policía Local a la detención de uno de ellos, mientras que el segundo fue localizado y detenido por la Policía Nacional en la casa del primero.

Tras el arresto, el Ayuntamiento del municipio ha anunciado que va a proceder de forma cautelar a la separación del servicio de los dos policías locales mediante la suspensión de empleo y sueldo. En un comunicado, ha precisado que se trata de la mayor medida disciplinaria que desde el Consistorio se puede llevar a cabo, de forma cautelar, ante la investigación que está abierta por parte del Cuerpo Nacional de Policía y el juzgado de instrucción de la ciudad.